martes, 13 de marzo de 2012

Dos de una

fingimiento 


No tengo palabras para desear
el mal o el bien.
Sólo como toda monja honesta
procura rezar a Dios apartada
del ruido del mundo
o vestir con su velo de lienzo
adamita alguna seguridad atravesada
que llegue al corazón ya cansado
de tanto amar sobre lo destructible,
lo infiado deposité sobre las manos,
los tesoros inapreciables de cabestros
que pasean por el erial
con ajenas pezuñas a mí.
No hay paz que desdeñe. Sólo
quiero poder vivir los años
que me queden sin recuerdo
esperar que los dioses auditen
mi silencio en ofrenda por una calma
curiosa no siento dolor de cera
muñeca la-cera distancia
me esquilma.


no fingir


fingir
al atravesar el ágata
deshilacha de tus dedos
un vaivén
pero los lugares solos
sellan sin labios
y yo y tú somos boca
sin sitio
más que el uno
que una u otra
lengua hace.


amén sobre la discreta tuya
y ciertas sombras azules
se anclan como anzuelos
descosidos del pez que los vio llegar.


la mía es línea
viviente de un tránsito
confuso entre el horizonte
y la linde del mar apenas
fingido el contraluz
me deprecio sólo y sola
obtengo tu medida
universal y franca.
El agua y el aullido
de un mundo incompleto.
un mundo sin ti.

Sofía Serra

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.