jueves, 10 de noviembre de 2011

Canto de poeta loca

(Correcciones "El deshielo")
Canto de poeta loca


Demasiadas esquinas en esta plácida lumbre de otoño,
demasiadas para ser pobladas por el rocío.
Entablan diálogo con las verticales sureñas
almidonadas al hilo del puro jacinto y la escarcha,
descubiertas de arrobo, de senil jurisprudencia, de suertes ilegítimas.
Justifican por sí mismas a la apreciada lombriz
que bajo la tierra orea los otros páramos, 
los silenciosos, los horizontales, las jactancias.
Y ellas, demasiado sumisas.
Demasiado sumisas.


Y se quebró de nuevo el trampantojo:


Poema tras las últimas horas, poema tal vez
amarrado al ebrio verbo que presagiaba
la evanescente síntesis que el agua y las piedras levantan.
No hay lugar para el sobrevenir más que allá,
en la estera, ante la puerta del jardín de no sé qué delicias,
pequeñas suertes, el inabarcable entorno de la yegua sin errar,
los eternos circunloquios que hábilmente
aterrizan como ángeles de hielo
ante estos pies ya reconstruidos.


No atisbo el mar más que tras tu mirada,
no se evade de tus ojos la luminiscente,
sólo asomo de belleza cargada de ti
en el retorno de la marea que vuelve y que vuelve
acarreando de nuevo esta orilla,
estas arenas, estas piedras...
De nuevo piedras que se quedan
para vaciar el horizonte de rostros,
para poblarlo de penumbra agigantada
en el hueco de esta rima entre el sol y la tierra.


Y ya nada sirve, nada justifica tu envergadura
de piedra imantada más que el dorado que tu corazón proclama.
¡Corazón, corazón, ¿por qué pernoctas siempre sobre tu lecho de abandono,
de caudal abierto manando al borde del abismo?!
Cansar para doler, ésta será tu última tarea.
Como granada entre los alisios te recojo
y te umbro entre estos brazos tuyos, te acuno:
Duerme, duerme en tu llanto tu eterno soliloquio
de poeta extenso sin miedo al eco o al vacío,
al supremo reflejo del tú más tú en el todo.
La noche, que en esta suerte de otoño
se ha hecho más llagada, más justa,
aboga por tu propio desvarío de ser inconcluso,
de ser benévolo, de pobre cantor sobre las piedras,
las yerbas, las aguas claras y las azules aguas…


Si de la suerte a este abandono
va tan sólo el cauce ancho de este río,
que así sea, que no se seque el mar
por la ausencia del pequeño venero.


Sofía Serra, "El deshielo" (2009). De la trilogía "Canto para esta era"

1 comentario:

Tomás Rivero dijo...

¿Sabes que escribes muy bien?
Cacho poema. Diosmio dan ganas de creer en Dios.

Un Beso.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.