domingo, 22 de mayo de 2011

La puñalada

La puñalada

Compraré alhajas cuando paseo
por el mercadillo de agosto los días sin sombras
salvo en la acera ambulante que me proponían
tu voz, tu boca, tu oído,
y yo anhelándote, mudo brocal,
y la tapia cubierta de hojas de parra virgen
sorteando a la madreselva,
minándose de mí y yo huyéndote
sin que llegaras o vinieras a verme.
Me escabullí tras tus andrajos,
miraste en otro sentido
con tus dedos, y hacia allí vagó
tu cuerpo tras ellos que se alargaron
hacia el cuchillo diestro de noreste,
ése de donde llega la helada,
ése rasante vuelo de hielo
sobre las onduladas tiernas carnes
de mi apuesta: rosa en uno u otro ombligo.


Aunque todo me diga que debo ser más cobarde.

Sofía Serra,  2011

3 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Que viva la valentía!!! Soy de los que prefiere apostar. ;)
Un abrazo fuerte.
Leo

eloy dijo...

Aunque todo te diga que debes ser más cobarde sube la apuesta que juega tu corazón.
Qué hermosa tu puñalada!!

Un beso de sala de espera.

eloy

Sofía Serra Giráldez dijo...

:) Un enorme beso para cada uno, ;)

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.