jueves, 26 de mayo de 2011

Hombre entre tantas mujeres

Hombre entre tantas mujeres

A alguien que nació bajo la dictadura franquista

Era tan joven y tan suyo era,
era tan leal
como las copas a los troncos,
era tan vestal.


Llegaste anunciando mala nueva
horneando en sus ojos
la estadía de sus días,
habitando a solo y nombre
la esparza habitual de esas menudencias
que otros locos tocan
muertos de sangre.
Las almas blancas convalecen
tras la espera desplegada sobre los brazos
de la madre,
del padre, de las únicas sinapsis
que nos sanan tras el postoperatorio
del nacimiento.
…Y no le dieron, no le dieron,
ni justas manos, ni cándidos besos.
No le dieron
ni siquiera tostadas a las cinco de la tarde.

Sofía Serra. Abril, 2011

2 comentarios:

acróbata dijo...

Dicen que la muerte es el único instante donde todos los seres humanos somos iguales...Y yo digo que no se sabe, pues nadie ha vuelto par asegurarlo. Lo que si está claro que tal vez el hecho más determinante de una vida es precisamente el lugar al que vienes al mundo, en ese mismo momento ya comienza a ser injusta la vida.

Leer estos versos me trajo este pensamiento.

Abrazos Sofía.

Sofía Serra Giráldez dijo...

No pensé en esa palabra categoría "injusticia" cuando lo escribí; sin embargo, puedo asegurarte que es su sentimiento, de toda una vida, el que lo hizo posible, cuando te leí esta mañana me quedé "helada"..."increíble", dar en en el clavo sin que el otro lo haya puesto , al menos conscientemente..:)
Me habla de tu inmensa capacidad para "esto".
Un abrazo, también inmenso, para ti, Tomás.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.