viernes, 20 de mayo de 2011

Discriminación positiva

Discriminación positiva

Jamás hombre aprehendiste
que para cantar debiste
antes aprender
a entonar
el suelo con el verbo,
y entolar el velo
que deja pasar la luz y el aire.


Dulce boca errante,
quijada herida por aquellos claros
de amor y sexo,
ganas me poseen
de dividir meandros.
Se engullen a sí solitarios rieles abajo
del quejumbroso quijotescoesquelético
sin sueños ni páramos olvidas
que esta vida, que esta vida, que esta vida
sólo se hace
entre ambas manos
ambas manos,
ambas manos
a uno y otro extremo retoñan mis paredes,
en la sola umbría, la umbría sola
adoptiva, la justa daga rebana de tajo
al meandro y dulce meandro que me curva
aguas arriba de mi falda:
Parí.


Al final dolor
de entuerto alerta
la única discrepancia positiva.
Por más que hablen
o dicten leyes.
Por más que hables, por más que hables, por más que hables.

Sofía Serra, 2011

2 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Me gusta tu poema, me parece eficaz el juego de la anafora como eco, le da fuerza al poema.
Un abrazo.
Leo.
PD. Creo que a breve tendré tu libro ;)

Sofía Serra Giráldez dijo...

:), gracias, Leonel, ojalá te tuviera más cerquita para poder darte un beso y poder así expresarte mi gratitud y mi alegría por haber podido contactar con una persona tan generosa como tú.
te lo doy de todas formas por aquí.
Un beso...:)

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.