jueves, 8 de julio de 2010

Bailando con suelo


Título de la fotografía: Con suelo





Bailando con suelo


Y este pecho mío, y este giro venido a mayor vuelo,/
y este cubre- cama, esta solana vuelta,/
este ruido gozoso de gaviotas/
con canto afinado en el diapasón de los aullidos de los lobos;/
esa luz que licuaste bajo la sonrisa blanca de tu cuello.
Que yo no te buscaba, amor. Busca cielo/
y busca barco el agua:/
Y el barco viró y viró girando sobre sí,/
compartiendo sino con el tren que vino y fue./
Y que yo no te buscaba,/
delicia y candor, que el torbellino/
arrima sello al destino de lo que no sabemos llamar muerte,/
sólo vida sin consuelo./
Ha llegado lentamente,/
pero has dado la vuelta/
a la vida./
Si ya ves que no te vi venir despacio,/
lentos mis ojos o tal vez cierta ausencia/
de sagaz aplomo para estas cosas,/
céfiros que los llaman, y yo, ya ves tú,/
verdades las he gritado siempre./
Si es que no te vi llegar./
Sí que soplé pausadamente, casi sin quererlo, como un natural/
de mis pulmones a la flor desnuda/
que abre y abre cosecha sobre el suelo./
Sí, vuelta a vuelta cintura asomada;/
sí, al pretil de la tuya./


Dicen que sólo puede explicarse del revés,/
mas ya hace algunos siglos que la jardinera regó collares,/
y decenas de años que quedó artesonado el techo/
de ojos muertos en el frío estero abierto a la bruma,/
a la niebla./
Y aquel sin consuelo llegó rodando/
hasta mis pies como perla prohibida de la sinrazón oculta./
...Pero por el suelo, por el suelo avanzó girando./


Hasta los nudillos de pie y con el puño en alto/
la eterna lobezna creció y ahora pregunta:/
¿Queda alguien puro en este mundo?/


Nudillos,/
no tengo a nadie./
Nudillos, no tengo nada./
Nudillos, todo quiero./
Nudillos, todo soy:/
Matriz longeva pare puños de alegría,/
con lágrimas ensartadas, nudillo a nudillo,/
en el collar de las perlas mías licuadas por mor del amor/
que sembraste allá en la tumba./
...Y este consuelo, este con- suelo que desdice ya hasta la palabra mía./

Sofía Serra, Julio 2010

4 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

Tres poemas en uno. Una gozada para la vista y el oído.

Anónimo dijo...

Oiga, no se le da mal, querida joven, la poesía. Siga, siga, que le veo porvenir yo a esto, lo suyo. Suyo, a mi vez, para lo que guste mandar la saluda, Centenario.

Sofía Serra Giráldez dijo...

¿Tres, José?, creo que con esa inclusión de un "tercero" me halagas con un bonito piropo, :))), gracias, saleroso.
Y gracias de las otras por "lo otro".
:)
besos

Gracias, Anónimo Centenario, por lo que me dice sobre la poesía que hago y ese aliento de ánimo, y por supuesto por ese también requiebro con el que me rejuvenece.
Mío queda,
Sofía

Josep Niran dijo...

¿queda alguien puro en este mundo?...
no sabemos bien que es este mundo y ni siquiera sabemos quienes somos nosotros... ¿somos energía e información? ¿existe la materia o somos un holograma proyectado desde algun ordenador divino o diabolico?... tal vez llegamos a este mundo en estado de pureza o tal vez no... los orientales dicen que venimos a ajustar deudas karmicas... tal vez la pureza no sea un principio sino la meta final... en tal caso, si no queda nadie puro en este mundo esa es la tarea que tenemos por delante: conseguir la pureza...
Hermoso poema Sofía... un abrazo

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.