jueves, 27 de mayo de 2010

Jacarandas en flor







Jacarandas en flor

Y ahora, cantaré por ti./
Y me depositaré sobre el aire restableciendo el orden vivo de las flores./
Y suministraré reflejo y cielo manso sobre las cantarinas estrellas de tu frente y, así, pusilánime, el encono, la mala muerte, dejará de salar la herida/
que ya no es tuya, sino mía./
Porque para mí la quiero y tú me das, porque yo abarataré la cura/
y haré llover risa desde el cielo./


Que alguien dice, dice, dice,/
y no habla, y no vive ,y no deja, y no habita, y no preña, y todo seco frío y estéril,/
y ahueca su boca cerrada de sin color de nulo desmayo de vida y hasta de muerte:/
Ni un morir ni un nacer de sí./
Y tú hablas, y tú vives, y tú permites, y tú engendras, y todo tú fértil eres vívido limón entre las yerbas./
Y la luz del mar tranquila tornasolando mis esquinas,/
más que suerte,/
alborada de este nuevo gentío que a mis melosas ventanas se asoma buscando la espadaña alegre de tus ojos, la campana/
o ciertas luces que desviven con su lengua temprana y viva,/
melodía sobre el aire encendido de la suprema suerte, la dicha del mundo/
en el paraíso que nunca fue perdido./


Al agua , al verde, y yo te daré./
Vértebras de la verdadera alegría./
Y yo te colmaré./
Del amor y de la fuente nacerán las estrellas de esta nueva suerte./
Ya sabes, Amor, que los hombres se han hecho viejos, y las mujeres,/
nunca bellas ellas, nunca soles,/
siempre tránsito en las manos, siempre velos turbios, se hicieron mayores./
Y en tu boca ya sueñan las flores de la jacaranda con los versos escritos/
porque el cielo así lo desea./
Y los pelícanos enmudecen la distancia/
con sus alas, su boca grande , mar pequeño, mar para mis manos/
o pecho ensangrentado en cruces de sol en este suelo que pisamos./
Entre tu venero y el mar,/
tan alto hallo trigo amor,/
tan alto,/
que ya la fuente viva bate cosecha de agua clara./

Y yo ahora cantaré por ti, almacén de mi alegría,/
vida de promesa reconstruida por mor del alboroto de/
la lluvia de sol entre los gozos, las luces y el asombro/
de la cristalina voz,/
que, fundida a tu horma abierta,/
bate brisa, bate vida, bate sol, bate amor./
...Y yo, Amor, ¿qué haré sino cantar por tu boca/
de rosa suerte y dicha vida?/


Y ahora me prendo en tu pecho./
Y ahora las flores de las jacarandas hacen mudo al silencio./

Sofía Serra, 25 de mayo de 2010

6 comentarios:

CumbresBlogrrascosas dijo...

Un poema absolutamente luminoso, Sofía, hasta mediterráneo, aventuraría. Habría de releer todo lo que he leído tuyo, pero creo que este es el que más me gusta, aunque seguramente tú estarás mucho más orgullosa de algún otro (p.ej. "No soy Eva, ni Beatriz"), pero ya se sabe que la intención del autor, sobre todo en poesía, llega un tanto distorsionada, o desapercibida, al lector.

Como esta grabación no la has musicado, he hecho un experimento dándole al play del Requiem de Mozart que tienes en la columna de la derecha y, aunque lo más probable es que tú hubieras elegido otra música para este poema tan vital, queda de cine, me ha encantado el resultado. Haz la prueba y verás. Se me ocurre que podrías poner varias músicas que te gustaran para cada acompañar cada poema que publiques, y que sea el lector quien elija, o que las pruebe todas, más que nada por ver si con una u otra música cambia el sentimiento. Vaya, parece que te esté poniendo deberes, :)))) Sólo era una idea.

Beso.

CumbresBlogrrascosas dijo...

Bueno, he de añadir un pequeño matiz a lo que he dicho más arriba:

"...ya se sabe que la intención del autor, sobre todo en poesía, llega un tanto distorsionada, o desapercibida, al lector."

Me refiero al lector cuasi profano en materia poética, como yo, claro.

Beso.

Sofía Serra Giráldez dijo...

No, no, amigo Javier, ni mucho menos. O sea, quiero decir que sí, que tienes razón en todo y todo me parece bien..vale, :) vayamos por partes.
Me encanta que éste te haya gustado tanto, a mí me maravilla aunque esté feo decirlo, no y por el resultado que no soy quien, sino por lo de siempre, por lo que lo hace posible. y siempre, sin querer, amigo, casi el último poema que escribo es el del que más orgullosa me siento. Siempre es así. Si recuerdo muchas veces el de No soy Eva, ni Beatriz es porque en él me pude nombrar como poeta,conscientemente, pero no por..su "logro" como poema, que no soy yo nadie no ya para decirlo, sino ni siquiera para de verdad percibirlo.
En cuanto a lo de la música, me encanta la feliz idea que has tenido. Lo he pensado algunas veces, pero el porblema es que si el poema no lo he hilado alguna música, pues no me sale ponerla, sólo es por eso, javier. Así que las qu stán puestas por el lado, que siempre son muy "mías" le sirve alguien a la hora de un poema, pues es que la cosa es así, :), tal como él lo escuche, como tú has hecho, tal como decida el lector ya que no hay digamos que indicación niguna por parte del autor, ¿no?.. y me encanta me encanta que le hayas dado al réquiem de Mozart, porque para mí esa música es paz, descanso, felicidad de ser ser humano.
Y en cuanto a lo que dices de que a intención del autor, a ti, ¿a ti?, ¡menos a ti que andie, querido javier!), te pueda pasar desapercibida o te llegue desvirtuada, primero que eso es lo de menos, que lo hemos hablado muchas veces, que lo importante de toda obra o todo poema es tal como lo perciba el lector en este caso. Ahí es justo donde termina de hacerse. la intención del autor sólo hace posible el hecho de la obra preparada para que el espectador la reciba. lo otro, ya es misión y papel del lector.
y en este caso, :), qué te voy a decir, ¡que me encanta que te haya transmitido lo que te ha trasnmitido, porque yo al leerlo lo sentía un poquito melancólico (yo también soy lectora de mis poemas "después", y sin embargo sabía que estaba hecho desde ese estado que a ti te ha llegado..así que, en ste caso, me colma doblemente tu impresión.
Eres una alegría de amigo, javier. Gracias por estar siempre tan atento a mis cosas.
Un beso enorme

CumbresBlogrrascosas dijo...

Tan grande y tan humilde...

Beso pa ti.

Jose Zúñiga dijo...

¡Me admira esta forma tuya de hacer sencillo lo complejo! Esto es casi una copla y, sin embargo, tú, con toda naturalidad, sin artificios, alargas los versos y los lenas de imágenes deslumbrantes.
No tengo tiempo ahora, pero pienso explorar esos caminos.
Bss.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Mil gracias, José..menudo piropo me echas, hacer sencillo lo comlejo...ay ¿cómo lo recojo?...pues nada, me prendo el clavel en el pelo que es donde mejor queda..:)
Un besazo, :)))

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.