sábado, 15 de mayo de 2010

Como agua de mayo (audio y fotografía y ...más)

Poema "antiguo", que recobra vida, fotografía "antigua" que le acompañó en su momento, re-revelada para la ocasión, "voz" no ausente.
Siempre "fotografiamos" futuros anteriores, con la palabra, con el nombre, con la imagen, en defintiva , con la Poesía. El pasado recobrado en un presente sólo es verdad de un futuro soñado, siempre, amor por medio, siempre amor.







Como agua de Mayo

Soliviantada a veces, la mayoría,/
requebrada, ausente y rota,/
suspendida por el incierto temblor que proviene/
del viento en las espigas resecas,/
ahuyento con mis ojos a la luz blanca./
No atino, sino dormida, a comprender el lenguaje de las moscas,/
el polen y las vértebras arqueadas de las encinas./
...Y, quieta tras el aire, volví a soñar con lluvias,/
con aguas de mayo sedosas y leves, plenas y frescas./


Luchando, sobre mi almohada/
la humedad,/
bálsamo sobre la herida abierta, llaga redonda, levante en plena,/
me despierto... cierta ausencia, cierta alegría... ¿duda?/
...
... ¡Ay, la lluvia!, ¡ay, mi alma!, ¡ay, mi herida!.../
¡Ya juegan al corro!/
¡Ya levantan perlas!.../
ya sonríen permanentes,/
ya iluminan la estancia erguida,/
ya perviven elementales, viajeras, en el pétalo de la rosa./

Sofía Serra, Mayo 2005 (De "La presencia por la ausencia")


Se puede leer en el poemario completo aquí

2 comentarios:

CumbresBlogrrascosas dijo...

¿Puede ser que los elementos tengan tan gran influencia sobre nosotros? Cuando uno se encarama a la más alta euforia o desciende a la más absoluta depresión, todo lo achacamos al tiempo, a la luna, al viento... Si esto es así, ¿por qué la primavera sienta tan bien a unos y hunde en la melancolía a otros? ¿Por qué la lluvia deprime o conforta? ¿Por qué el otoño es amado u odiado?

Bueno, son preguntas retóricas que se me vienen con la lectura; reflexiones, diría yo, así que no requieren contestación.

Me gusta cada vez más oírte recitar, Sofía. ¡Ah! Y la fotografía es una portada clarísima, me encanta.

Beso.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Hola, mi amigo, creo yo respondiéndome también un poco a la misma pregunta que el hombre conectando con su más genuino percepción de sí mismo, su estado anímico,q ue incluye pensamiento, emociones, etc, necsita de lo más elemntal, o normal, a su mano, lo más "simple" paar personificarlas en ello. Siemore creo aluden una carencia de lo que sea, necsidad de lo que sea, por el dercho o por el revés. echas de menos algo y cotidianamente ¿qué falta a nivel..mmmm..digamos que doméstico ambiental natural..pues si falta la lluvia, cuando llegue, la declararás reina de la alegría, como más o menos pasa en este poema...:))) señal de que lo sea o ha llegado o te"obligas" a poetizar sobre que ha llegado.
No sé, como esto es el sur, confieso que es dificl creo así de pronto recordado que en algún poema identifique a la lluvia con trsiteza..sin embargo lo seco se que sí..no sé...:)
Recuerdo ese mayo perfectamente,compuse el poema fotografié la rosa un 13 de mayo (lo comprobé en los datos exif al volver a editarla , me quedé pasmada por la coincidencia d la fecha, estaba pensando la entrada desde el día 13, recuperar el conjunto para ponerlo aquí) en el campo, ya casi agostándose todo porque no llovía, y ya con calor, y sabiendo que quedaba todo el verano por delante...y entonces llovió..:). lo otro, ;), ya es otra cosa, la hilazón interior, :)
Muchas gracias, javier, Un beso enorme!!:))

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.