viernes, 3 de febrero de 2017

Poemas históricos 1

Animada por la ilusa creencia de una querida amiga en mis dotes poéticas o creativas, voy a decidirme a hacer algo que desde hace bastantes meses tengo en el pensamiento, crear una selección de poemas que de una u otra forma aludan a esos estudios que me formaron fundamentalmente (es decir, con fundamento, no sé si porque dieron en mis bases o porque las construyeron), los de Geografía e Historia desarrollados en la Universidad de Sevilla (1980-85). Nunca me han dado un duro, "estamos haciendo una carrera de señoritos" decía siempre un también buen amigo y compañero de estudios, sobre todo cuando fuimos comprobando que la sociedad, el ambiente socio-económico, solo se interesaba por carreras técnicas y científicas, olvidando también los diferentes sistemas educativos implantados por los diferentes partidos políticos que la formación tradicionalmente conocida como humanista es tan necesaria para el ser humano que sin ella no habría podido desarrollar esa otra capacidad suya, la de la tecné. Y así nos va. Tecné, como cuando el mono pela un plátano. O el gato a juntar sus manos para llevarse a la boca una mariposa que ha cazado al vuelo.
Él no sabe qué es una mariposa. Ni para qué sirve. Ni de su belleza. Ni de sus fealdades.



La doncella viviente

Vivo en la edad media,
ese período donde mis semejantes
resuelven su tiempo temiendo
a un dios. Yo, que no creo en ninguno
salvo en éste con cuerpo de mujer,
y un poco, poco aunque ya es bastante,
en aquel otro que, siendo ateo,
crea en los milagros, o los an-tropos,
vivo sitiada de monoteístas practicantes,
no importa si de treinta, cuarenta
o crecientes y religiosas a-docenas (perdón,
decenas). Mi madre siempre lo decía,
te equivocaste de dios
al nacer, temerosa hija,
siempre has muerto, una y
otra vez,
sin tener miedo
más que a tu tenencia.
Cuarenta y siete años,
seguro más de media existencia
muriendo y renaciendo,
dan para muchas vidas.
Mas no soy gata,
sino perra, de d(on)ativo griego,
que sólo canta:
para segundas lecturas
o primeras mordidas,
preguntar por sagesse,
la musa, digo
perdón siempre,
la muda.

(De "Nueva Biología".)

2 comentarios:

Tempero dijo...

De la prehistoria al humanismo
Del humanismo a los terabytes
De los terabytes al trigo duro
Seguro
Pero tú y yo ya seremos espacio



Sofía, me gusta como involucras la palabra a tu sentir y a la tierra.

Sofía Serra Giraldez dijo...

Gracias por tus palabra y tu visita, Tempero. Me alegra volver a verte por aquí. Un abrazo.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.