lunes, 9 de mayo de 2016

Nana



Y al décimo día despertó (nana)

Un paso atrás significa
despedida.
Y yo siempre permanezco.


Despierta,
despierta día diez,
alboroto de la noche y juez
que duerme y vela la locura,
tan mía como la sirena
del barco
de pesca
de bajura.

¡tu-tuuuu!, decía
el barquito de dos motores
que traería el menú
para las tres del mediodía,
me avisaba, tú-tuuuuu,
las noches no son largas,
la pesca se faena de madrugada.
A la misma hora que sigo despertando,
a la misma hora que sigo escuchando
todos los días el pronombre
que me cuadra, el círculo
de cuatro lados que me hace.

¡Tú-tuuuuu!, me arrullaba
el mar, su barco y la noche.
Y la niña ya no duerme
esperando despierta
la luz de un día
redondo.

seis— ¿a quién se le ocurre
siete— componer una nana
ocho— con la sirena de un barco
nueve—a las cinco de la mañana?

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.