martes, 5 de abril de 2016

Cuatro descartes lluviosos



1. Llueve obedeciendo el cielo
mi deseo de humedad.

2. dormir junto a la ventana,
desear transformarme
en una planta o una piedra
a quienes —son personas,
ambas son personas—
el agua alimenta o limpia.

3. dormía al llover tan solo el suelo:
Que el amor recorra las calles
y caliente la tierra con su agua
celeste —cae del cielo, ella cae del cielo—.

4. todo cambio de estado
implica un cataclismo. la lluvia,
aunque caiga suavemente,
destroza el cuerpo del aire,
agujerea la atmósfera.
¿No le dolerá a ella toda
esa metralla atravesándola?

(De "Los cabezos amarillos")

Tu click en la publicidad que aparece bajo esta entrada me alimenta. Gracias.

1 comentario:

MuCha dijo...

Me maravilla como escribes

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.