jueves, 10 de abril de 2014

Las margas azules



Las margas azules

De qué nos quejaremos cuando
las fuerzas nos abandonen
en esta pena extraña
que se asoma a los cabezos
de qué nos lamentaremos
en este paisaje que se aflora
al viento del desvío
donde tu soledad me comunica
tus andanzas sobre los fuegos
y las azules margas resbaladizas…
Mas yo tiento, palpo,
te toco absoluto respirándote:
la razón de no ser intrusa
en tu mundo.

Y ya que me llevan y viajo
redonda no sé hacia dónde
o sí el aire agita mi falda
cómo tan enormes
se mueven
y yo no me caigo
por sus acantilados… Bajar
significa poder
alimentarme,
los peces pequeños
se hablan de tú a tú
a mis pies,
que también son pequeños.

La espalda posee el dolor
segmentado de lo impreciso,
no arranca ni duerme
cuando el cansancio aboca
a la incertidumbre
del futuro día, el lugar
del límite azul, el abismo
de la esperanza.

¿se equivocará alguna vez
este tumulto de voces?
aún se me escapa la sonrisa
potente hacia tus ojos,
llegas desde el mar
como el marinero fondea
su barca en la orilla,
tan cansada yo que ni siento
las noches perpetuas
reparadoras de la salud,
la meritoria oportunidad
de seguir manteniendo vivas
nuestras almas pensantes y lucientes,
exploradoras de sus pasajes:
cúbicamente ordeno la secuencia:
los pescaditos llegaron a mi boca,
yo sin saber de ti
un apenas soy
más blanco en tu día
deseo un no saber
hasta que la risa, tu risa,
lo ilumine:
normalmente a esta hora
dejo de creer en la palabra
a salvo en las tuyas de tierra,
la de las margas azules.

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.