domingo, 27 de mayo de 2012

La esquina

Pues hasta dos veces, si fuera necesario,
hay que repetir lo que es hermoso.
Empédocles

La esquina


Se besaban
en la esquina
sobre los adoquines
un duro suelo
y toda su blanda alegría
meciéndose entre sus brazos
sus lenguas y sus bocas
se besaban alegres y blandos
los adoquines mecían
el suelo de su beso.


No sé cuándo lo perdí, no sé cuando lo perdí.
Sí sé cuando lo perdí, sí sé cuando lo perdí.
Tengo que pensar
en desasosiego


poder volver a él,
desfallecer a la altura
del hombro de la vida, ceñirte
al único paso soldado
a tu calidad perpetua
de ente vacío
acostumbrado
a las señas
inconclusas
de un deseo
de un taimado deseo
de un vital deseo
de volver
a ti.

Sofía Serra (De La exploradora)

2 comentarios:

eloy dijo...

En primer lugar, Sofía, cómo me gusta esa nueva cabecera. Y cómo me gusta este poema tan sssssssssss sugerente, susurrante, sinuoso.

bessossss

Sofía Serra Giráldez dijo...

Gracias por decírmelo Eloy.
:), me alegra que te guste la nueva cabecera, ;)

Y en cuanto al poema, ¡sabes que me das una nueva lectura de él?... es de hace dos o tres días apenas y aún no había reparado en ese matiz, y la verdad es que me alegra encontrarlo, y ha sido gracias a tus palabras, por lo que te doy las gracias doblemente.

Muchassssss graciassssss, :)

y muchísssssimosss besssos, :)

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.