domingo, 21 de marzo de 2010

La presencia por la ausencia, publicado en formato blog


A modo de introducción, por parte de la autora del poemario y de su publicación en este blog.

¿Qué lleva a una escritora de poesía, amante además, del hecho del libro publicado en papel, a auto-publicarse en este medio?

Aquellas personas que me conocen en mayor o menor medida tienen la respuesta. Para ti lector que por primera vez ves mi nombre unido a este acto dejo la siguiente explicación.

Cuando alguien escribe su primer poema no tiene ni idea de si lo que pretende con su acción es dar a conocer aquello que mediante el arte de la escritura literaria ha exteriorizado, desde su ego, lugar físicamente indeterminado, hasta el propio del papel o de la plantilla de cualquier programa que permita la misma. Pero cuando esta acción se repite una y otra vez a lo largo de toda una vida, o media vida, va emergiendo la sensación de que no todo acaba "ahí". Algunas personas escriben para sí mismos, otras no. Otras van adquiriendo la conciencia de que si una y otra vez ejercitan esta acción, es porque se persigue algo más.

Creo en el hecho artístico o comúnmente entendido como creativo como el único signo que permite ser nombrado como exclusivo del ser humano. Todo signo conlleva la posible existencia de un lenguaje, en este caso el artístico. Todo lenguaje posibilita la comunicación. La comunicación facilita el intercambio de ideas, sensaciones, pensamientos y sentimientos que conforman los distintos egos o individualidades. Con este intercambio es posible el acceso al conocimiento del otro. Si conocemos "al otro" podremos llegar a comprenderlo. Si nos comprendemos, la posibilidad de un mundo mejor tiene más amplitud de campo para su realización.

Se escribe para decir, al menos en mi caso. Si se quiere decir, no se puede convivir con el esparadrapo en la boca que el estado de los distintos sistemas sociales del "decir" habilita en estos momentos.

"Digo" a través de este medio porque es libre y gratuito. Nadie ha intervenido en la publicación de este poemario salvo la autora.
Publicando aquí no contribuyo a saturar el mercado editorial.
Publicando aquí posibilito el acceso de casi cualquier persona a, en este caso, este poemario completo.
Publicando aquí termino de hacer, a medias, siempre es así, lo que me llevó a escribirlo.

Sugerencia para su lectura:

La autora planteó la lectura de este poemario como un recorrido desde su principio hasta su final. Así puede ser leído siguiendo el natural modo de acercarse a este soporte que es el formato de blog.
Ahora bien, cualquier libro de poemas, todo lector amante de la poesía lo sabe, tiene múltiples formas de ser leído. Es el lector el que lo decide abriendo por acá o allá una página en el formato de papel u otra. Por ello se incluye en la columna de la derecha un índice completo de la obra. Desde ahí, y sin depender de en qué poema (entrada) se esté, se puede acceder a cualquier otro. Con este ejercicio por parte del lector se deconstruye el orden previamente designado por quien escribe. Es para mí un índice en un libro la apertura a la posibilidad de otro orden, una especie de invitación por parte del escritor a que su obra pueda ser "alterada", y, jugando con la misma etimología de esta palabra, casi nunca mejor dicho, pues parto de la creencia de que toda obra expuesta no termina de ser obra hasta que el otro (alter-lector) la hace suya, es decir, interviene en ella.

La poesía, desde la concepción de la autora, intenta hablar, mostrar, lo que a todos nos subyace. Para ello el escritor, usando mecanismos tan múltiples y de tan diversa índole que sería imposible enumerar aquí, parte de su percepción de lo externo a su yo hasta grafiarlo en forma de escritura poética en este caso. El escritor, en ese ejercicio íntimo que le permite la transliteración de lo externo, rompe la apariencia natural de lo percibido hasta hacerla "suya", y aquí, en este punto, es donde debería saber conectar con ese fluir natural que a todos nos subyace. Si lo consigue, aunque adrede no pueda ser nunca ejercitado, habrá nacido el acto poético, y con él la poesía, que no es más que la voz que por todos puede ser reconocida como "propia" independientemente de los artíficios a los que natural o artísticamente se haya acudido.

Breve

-La presencia por la ausencia corresponde al título del cuarto poemario escrito por la autora, inédito en papel o e-book, como cualquiera de los otros ocho suyos.
-Fue escrito durante el tiempo transcurrido entre los años 2005 y 2007, como se especifica en la entrada correspondiente al último poema.
-La autora es consciente de que este medio, aun dada su creciente accesibilidad, no llega a todos los rincones del planeta, ni siquiera a todos los rincones del país desde el que se escribe.
-La publicación en papel aún continúa teniendo sentido mucho más allá de gustos o fetichismo particulares, por el bien del ser humano, por continuar haciendo posible la extensión de la posibilidad de conocimiento a cualquier rincón del planeta, por el libre intercambio de bienes no materiales entre todos los seres humanos.

Querido lector, tras una voz poética no hay más que un ser humano que habilita un lenguaje para exteriorizar lo que como tal percibe. Con por como tal entiendo como tú o como yo, como seres humanos con capacidad para pensar y sentir sin distingos sobre lo que circunstancialmente vivimos. A algunos, aún no sé por qué, les llega el momento, nunca diré capacidad, porque parto de la base de que tú y yo somos exactamente iguales, de decirlo. E, indefectiblemente, en ese momento comienza a nacer el milagro de la voz poética, un milagro que no es patrimonio exclusivo de quien la emite, puesto que hasta que esa voz no es oída, no puede siquiera ser llamada voz, amén de que el  autor debe a la existencia de TODO LO OTRO el punto de partida para ese camino que recorre en el proceso del acto creativo. El hombre no crea desde la nada, NUNCA. Todo lo más que esa voz puede ser llamada hasta que es oída es simplemente ruido. De ahí que tan importante en su factura sea el hecho de tu existencia.

Sofía Jesús Serra Giráldez, Sevilla 21 de marzo de 2010


Edito el 10 de noviembre de 2010. Este poemario ha sido publicado en papel ya. Reabro el blog en el que lo transcribí advirtiendo de que cuando supe que iba ser puesto en papel lógicamente de nuevo lo revisé, de tal forma que no son exactamente iguales las "dos originales".  A su vez encontré cuatro poemas que tenía perdidos, además de que escribí dos para su dedicatoria. Todo ello aparece en el libro. Tal vez algún día me anime a subir en blog el libro exactamente, aunque eso sí, supongo que entonces de nuevo lo revisaré.

3 comentarios:

CumbresBlogrrascosas dijo...

Tentadora invitación a la lectura del poemario, junto a la ya acostumbrada explicación de ti misma. Deberías liberarte de ciertos corsés sociales, qerida Sofía, y crear en libertad, una libertad absoluta que te permita volar sin tener que pensar en si saturas o no el mercado editorial, por ejemplo, tema que sé que te ha dado más de un quebradero de cabeza últimamente. No permitas que una ética excesiva, o quizá debería llamarlo celo moral, prive a tus potenciales lectores de tu arte. Aunque al decir crear en libertad, como te digo más arriba, debería decir publicar en libertad, ya que intuyo, dados tu tesón y tu determinación al hacer las cosas, que no hay nada que pueda interponerse entre tú y tu poesía.

Por mi parte, prometo lectura comentario.

Beso.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Querido Javier, qué contenta me siento de oirte. Te agradezco mucho tu presencia aquí, en esta entrada que como bien intuyes es importante para mí, y también te agradezco hayas especificado: publicar en libertad (crear, o re-crear, no se puede hacer sino es así), lo que creo es una contradicción en sí mismo. Publicar, hacer público: ya no es uno sólo, que sí es necesario para la creación, ya somos todos.
Es ineludible por mi parte que deje de contemplar ese hecho. Ojalá pudiera estar ciega para ello.
Pero no se puede. Normal, y deseablemente, los que escribimos somos también lectores, como de sobras tú bien sabes.
Un abrazo enorme y... gracias por tu promesa ;)

Paquita Dipego dijo...

A veces me imagino escribiendo mis versos en una isla, desierta, que nadie la habitará jamás y que a mi muerte, el mar la destruye por completo ( que nadie piense que he puesto versos en botellas ni nada para una posible reconstrucción). Los veo inacabados, solitarios, pobres, huérfanos, sin brillo, y me dan mucha lástima...
Y te digo esto, Sofía ,para comentarte mi total sintonía con tu pensamiento de que una poesía no está totalmente terminada hasta que no es leida.

Magistral, por otra parte tu invitación a la lectura de tu poemario, aunque pienso que te muestras demasiado comedida al pensar que "saturas el mercado editorial".Deja que seamos tus lectores los que opinemos y guardate esas reservas para otras gravitaciones de orden creativo, cariño.

Lo tuyo es arte poético. Hay mal llamada " poesía" que circula por aquí ,que eso si que quizás satura
un mercado que cada vez entiendo menos.

Lo leeré con calma, como hay que leer la buena poesía. Gracias, preciosa.

Recibe un fuerte abrazo

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.