miércoles, 24 de marzo de 2010

Hache-dos-o


Título de la fotografía: Ese tan humilde venero


Son veneros humildes, calma encontrárselos, o tal vez llegan porque la propia  calma los ha precedido. En todo caso, sustantivan la paz a modo de reencuentro, o viceversa, un reencuentro que reconcilia a la propia física del sujeto. Por fin, ¡te hallé!, clama el viento, ¡por fin!, en ti me baño y mi sustancia aérea encuentra acomodo de sinergia líquida en tu transparencia.
Y es que la paz quizás no consista más que en  lograr volver al propio estado físico, conseguir hacerlo. Abrir nuestro brazos para dar cabida la propia humildad de ser lo que somos: Moléculas,  mas moléculas elásticas y tangibles por nuestro propios dedos y los ajenos.

Eran ya muchas las ganas por volver a sentir  la paz  en este cuarto claro.

1 comentario:

santiago tena dijo...

la paz es el agua caliente amansando el temor y dando fuerza en mi casa pequeña de color blanco

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.