miércoles, 10 de febrero de 2010

Bo-febrero

Una fotografía de hace apenas unos días y un poema de hace algunos años, sólo por poblar aunque sea con un pequeño esqueje mientras ando enrevesada entre las correcciones, los esfuerzos y las voluntades. "Canto para esta era" en realidad, el poemario que actualmente estoy corrigiendo, comenzó a germinar hace muchos años. Sin pasado somos mucho menos.

Siempre que titulo, por azar, una fotografía o poema con el nombre del mes corriente, no puedo evitar recordar a la novela de Mugica Laínez, "Bomarzo". Es de esas joyas que afortunadamente se le quedan prendidas a una ya para siempre. Pero aprovecho para recomendar la lectura de sus Cuentos completos, dos volúmenes en Alfaguara, que es la edición que tengo. Me la regaló mi marido hace ya también algunos años.




Título de la fotografía: Jardín de invierno azul


Febrero

Febrero se ha ralentizado como un motor,
como una bomba sin escape ni algarabías.
Febrero, quieto, da más alegría.

Febrero ha frenado su alma con sus ruedas en el barro,

y, siempre, en compás permanente,
mis brazos se liberan acostándose sobre la yerba.

Febrero en respiro de sur se alba en mi conciencia.
Se ablanda la tierra para mis huellas humanas.
Febrero clama sobre mi frente

entonando la sinfonía de las sirenas,
y mis oídos, prestos al sacrificio,
aletean sonoros por la calma futura.

Febrero parece que no huye,
sin sol y sin agua, sin ventiscas,
para poblar el vacío, para hacerme el paso,
para refrendar las luces, las mentes,
inundar mis amadas fuentes,
labrar mi tierra de tus pies sonoros,
preparar la mesa para nuestro almuerzo.


Febrero lame,
tan corto y tan tierno,
la herida de este año largo, infinito, dueño de ajenos petróleos.
Febrero se estira calmoso
para cubrir el abismo sólo cierto para mis ojos.

Sofía Serra, febrero 2003

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.