martes, 19 de septiembre de 2017

Dos balances (o balanceos) tras una onomástica




El balance-0

Lo paso muy mal.
Quiero irme a la Gran Puñeta.
Estar siendo
hilo y forma
del encaje
de la bocamanga
de la vestimenta
de los gigantes.
Dejar de estar
para figurar-
-me seda
su altura
y la falta de oxígeno.
Dejar de estar, dejar
de estar dejar de
estar de ser
dormir
de ser
Sofía.

(De "Extinción de ruina")

martes, 12 de septiembre de 2017

Dos despertares (mejor, tres)




A un girasol multiplicado en un lienzo

Y dijo dios: hágase el sol.
Después pensó que el hombre
necesitaría una flor que le recordara
la estrella que le daba vida
e hizo germinar la semilla
humeante. La leña dio paso
a los cotiledones de mayo
o de verano. El hombre
prescindió del sagrado aceite
y cultivó el jardín de la alegría
con perfiles mirantes. Siendo
los únicos que pueden enfrentarse
cara a cara con el brillo
del luminoso astro amarillo
concibieron su vestimenta acorde
con los rayos de luz que visitaba
la grama por la tarde.
Tan precisos, consiguieron
detener el tiempo y, así,
nació la fotografía.
El óleo pasó a formar parte
del revelado. Sobre el lienzo
se estampó la esencia
primaveral, la luz
inunda el dormitorio
donde gira el sol
aun de noche en invierno.
Vida cobra, no paga
por el espectáculo
al que todas las mañanas asiste:
nuestro despertar.

(De "Extinción de ruina")

viernes, 8 de septiembre de 2017

Dos mares de humo



Mar de humo

el mar que se hizo
tierra por toda
parte escapa camino
de la permanencia
de su mansedumbre.


Densidad y dolor de escape
en las primeras vueltas de las horas
netas, y recia podredumbre
del agua en su vertical sonido
de hambre de aire, la tierra
ensimismada y loca
abunda lacerando,
gime adventista,
niega su pasado
de ola amarilla
rompiendo en la orilla
del camino. Así se abastece
el ayer de tus sentidos:
ellos reniegan un abuso,
ellos se visitan desde la marea
vieja de un viajante
por los humos del recuerdo,
y ambos de nuevo viejos,
campo y yo,
de viejas soledades,
ambos nuevos amigos
compartimos techo
como si el nido se hubiera hecho grande.

Y tú tan nuve y nuevo,
y yo tan bieja y nube.

como siempre los árboles
viejos y nuevas sombras
—siempre luces
nuevas, siempre viejos
y luces—, o no sé
si agonía o vida
u olvido de la tumba
o, quizás, de su muerte.

(De "Extinción de ruina")

martes, 5 de septiembre de 2017

Estados Unidos Naturales



Estado natural

La yerba cortada, los árboles
y sus sombras nada fugaces,
y la solvencia de tantos años.

Camino vamos
de reconvertirnos
en los más perros
salvajes merodeadores
por las montañas del exilio,
casi alobados de hambre,
casi alocados de hambre
de justicia de la vida
con nuestras manos.

Llega el trabajo sincerando
los huesos con la estirpe
de la carne, la tierra, los palos,
el verde, el dolor, la herida,
al cansancio descanso
la palabra acudiendo,
la columna ablandando,
la mano traduciendo
fuerza en limpia y cálida
escarcha del sol
sobre el verde ya seco
de un natural
verano.

("De extinción de ruina")

domingo, 3 de septiembre de 2017

¿Dónde está Santiago Maldonado?




Exijo al gobierno español, mi gobierno, el gobierno que he acatado conforme a las reglas del juego democrático que se implique como país se presupone que garante de los DDHH por detectar y conocer el paradero de Santiago Maldonado.

(Como no consigo encontrar un enlace en condiciones que hable sobre el particular -¿por qué parece que para este país solo existe Venezuela como país Sudamericano?-, me he decidido a preguntarle a alguien cuya honorabilidad está por encima de toda duda. Ahí dejo su respuesta, las negritas, mías.)

"Es imposible encontrar algo decente porque sencillamente no lo hay. Los medios están comprados con un par de excepciones, y esas excepciones difícilmente den una síntesis.Lo más tenebroso del caso es que mucha, muchísima gente cree en las versiones de la prensa, que rozarían lo surrealista si no fueran en realidad perversas.
Hubo un reclamo en Chubut, una provincia argentina del sur, en la Patagonia. Un reclamo de la etnia mapuche por sus tierras, etnia que forma parte del tronco araucano -sí, el de La Araucana de Ercilla. Era un grupito de indígenas más algunos blancos que se sumaron, como Santiago Maldonado, un artesano con alguna participación, más hippie que otra cosa, en la izquierda. No era kirchnerista.
Llegó la Gendarmería, que en este gobierno se ha cebado con represiones varias. La proporción numérica fue de 10 a 1 - 10 gendarmes por cada indio. Golpizas de rigor, los manifestantes huyeron a cruzar un río. Santiago no sabía nadar. Fue aprehendido por gendarmería y nunca más se lo volvió a ver. Gendarmería niega, por supuesto, tenerlo.Desde entonces, por supuesto, empezaron los reclamos de la familia de Santiago y de los organismos de DDHH. Y por el otro lado -Ministerio de Seguridad y prensa- una operación mediática que incluye los siguientes desvaríos:* el grupo mapuche tiene 77 atentados terroristas (de los que nunca nos habíamos enterado, por supuesto)* el grupo, y Santiago, están financiados por: las FARC colombianas, el ISIS, la ETA, el extremismo kurdo, una ONG británica - imaginate, un grupo de indios harapientos logró la concordia de todos esos inconcordiables; cuando se les hizo una requisa, los indios solo tenían serruchos, hoces y un hacha. Después se les agregó contactos con la Universidad de las Madres y el kirchnerismo.* se empezó una operación mediática en la que Santiago "aparecía" y luego todo era desmentido: primero en Entre Ríos, muy al norte de los hechos, paseando en un supermercado, o en Chile, o en Brasil; o lo tenían secuestrado los propios mapuches; o lo tenían oculto los kirchneristas (a esta altura del mail, ya no sé si llorar o reír, pero juro que hay gente que se tragó todo esto)* el juez pasó la carátula a desaparición forzada pero las pericias se hicieron cuando gendarmería ya había lavado sus armas, camionetas, todo* se estigmatizó a la familia* se volvió al "algo habrán hecho"* se aprovechó para reivindicar el terrorismo de Estado en la Dictadura; los políticos en el poder fluctúan entre el negacionismo (no hubo tantos desaparecidos, o no los hubo) o la apología (los hubo, pero fue necesario, los militares obraron como era necesario).
Así que los que hemos estado llenando facebook y las calles, lo hemos hecho contra el discurso oficial y el del 90% de los medios. Idem, los docentes que hablaron en las escuelas del tema. Ergo, fuerzas de seguridad ingresaron armadas en las escuelas e interrumpieron clases y detuvieron docentes o iniciaron sumarios. En la provincia de Córdoba en una sola noche entraron en varios locales de DDHH o políticos en razzias preventivas.Se hicieron dos mega-marchas pidiendo la aparición con vida. En la primera estuve, en la segunda no, yo estaba engripado. En la segunda hubo unas 300 000 personas solo en Baires, y casi un millón contando todo el país. Pues terminó con un show armado por la propia policía cuando ya hacía una hora que había comenzado la desconcentración. Unos lúmpenes empezaron a arrojar tachos de basura o hacer pintadas. Y ahí comenzó la balacera de goma y gas pimienta sobre cualquiera que se cruzara. De hecho, los detenidos todavía no han sido liberados.
Todo este show, por supuesto, lo votamos nosotros. He ahí la ironía y la tragedia, todo juntito."



viernes, 1 de septiembre de 2017

Dos escenas de caza


Licencia de caza

En esta circunstancia intransitable
, porque no se camina ni se cruza,
solo hace viable el paso
por las manos, con los ojos
de esta implícita tesitura
en la que me descompone la vida
sin saber qué me añade
o me sustrae la desmedida
de tu mesura bien traída

o mal, que para el sí
adviene tu compostura,
¿cómo necrosar tu santa especie?
describir sin ánimo
por qué, por ventura o suerte,
en las que no creo,
pero
no soy nadie más
que tú. Y tu galgo
rezuma liebres. Y yo,
no soy más que ser
persiguiendo la gacela
con mis ojos y mi amor.

Licencia de caza
a la que aspiro.
ser más libre o liebre
sola que me las piro
por el barranco
hasta esconder
de mí. A tu mirada.

tras tantos ya siglos
que la duración de los años,
los días que pasan
pernoctando en el cuarto
de la luna menguante,
te suprimo para reivindicarte.
No fueron amos, solo flores,
libre me las siento
a todas ellas
y es todo este
mi medio siglo de vida
levantando

mi conciencia de ser
amante, mi condena
de pasantía a todos
extendible: nada gobernable
la vida a la que yo llamo
muerte que a todos nos hace
seres. Valientes
los menos. Como tú.

(De "Todo más claro")

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.