miércoles, 11 de marzo de 2015

Mudança en sombras

(Lo escribí en Agosto del 2009, justo en plena mudanza desde el campo a Sevilla, aquí mismo en este lugar desde donde realizo esta entrada, sino que sin muebles aún plenamente dispuestos, en un papel apoyado sobre mi muslo yo en la silla roja. A veces, la necesidad de escritura se presenta como un gozo. Pertenece a "Canto para esta era")

Mudança en sombras

Ahora, el espacio lascivo de tu encuentro
se halla desprotegido, como desprovisto del manto
calmado del abrigo que este ser proporciona.
Si mis manos, habituadas a encontrarte (igual
podría hablar de la muerte y el olvido) lograran
abarcar en un gesto consumado la benefactora salud
que me procura tu ámbito,
yo ya no sería hombre inconcluso,
sino belleza y buena muerte que sólo viven
cuando tú te manifiestas.
Mi amor, mi casa escribiente,
mi rayana locura en el ataúd de las cosas,
mi aliviado goce: Mi gozo extendido.
¡Qué reconfortante sentirme acunada
en tu abrazo ahora que apenas te poseo!
Amor, amor de verdad,
amor de carne y sexo,
amor escrito, amor mío.

3 comentarios:

Robín dijo...

Sofía no mal dijo: ""...amor escrito, amor mío.""

El amor es también una posesión. Y no debiera serlo. Acabo de hojear el mundo -el periódico; ya ni los leo; los hojeo sólo con desgana cansada y estoica; ni veo la televisión, ni radio casi escucho- y tropecé con esta pregunta ""¿Cree usted que Mas renunciaría al soberanismo si el Gobierno le diera más dinero?"" Mi primera reacción fue sonrojarme, cuando me di cuenta que la pregunta era polisémica, que puedes contestar que si o bien que no dependiendo de si para ti lo importante es el dinero en general (de división (o de brigada, al menos)) o bien el dinero en particular que Mas (dinero de más, de sobra para los apreciados y talentosos (no miento) noresteños españoles; cuando no pierden la razón) se llevaría o bien el soberanismo -¿y eso qué es; el soberanismo de quién y para qué y cómo se articula, en qué lugar se enamoró de nosostros; mas qué quiere?

Podríamos encontar -sin buscar demasiado- al menos 10 sentidos distintos a los que la gente pudiera distintamente responder; siendo no obstante la pregunta aparentemente única. Y esta es la razón por la que un referendum es **muchísimo** menos democrático -engaña mucho más y decide inoportunamente muchas veces también más- que una votación cualquiera para elegir representantes locales, regionales o nacionales. Y es por culpa de esa polisemía a veces turbia de las lenguas y para que la entropía de las palabras no crezca y para no empeorar aún más las cosas; que como aquel "chief executive officer" de una compañía de ferrocarriles estadounidenses que perdía dinero por cada viejero que tenía; viajo siempre en avión, ni en tren ni en autobus; no escribo casi nunca. Y a pesar de todo ello, este texto también es demasiado literario.

http://lit-et-raire.blogspot.com.es/2014/09/referendums-tiempo-y-democracia.html

Robín dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=y1uFKhZGYyo

Amando García Nuño dijo...

Gozo es la necesidad de (tu) lectura, tus letras sobre el paritorio de la silla roja.
Abrazos, siempre

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.