viernes, 24 de enero de 2014

Inmaculada

Inmaculada

Blancas máculas
desprende el azulado
corazón del fuego
que me abrasa el ombligo
nevado de tanta abertura,
tanta dulzura que transita
por el callejón del amargo
dolor al abrirse el día
y la noche a la intemperie
de ya no, ya no encontrar
mi cordón umbilical.

ardió agujereándome
hasta la columna.

cómo me sostendré
ahora sino sobre la luna
de valencia estrellada,
cómo me llamaré
ahora sino inmaculada.

2 comentarios:

PEPE LASALA dijo...

Hola Sofía, me ha encantado este juego de versos inmaculados, precioso y muy bien creado. Un fuerte abrazo y buen fin de semana amiga.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Un abrazo, querido Pepe.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.