miércoles, 4 de diciembre de 2013

Soltando lastre II

Soltando lastre II

Lo ilógico I
La niña no es torpe, por más que algunos hayan encontrado en esa expresión la justificación para todas las meteduras de pata que ha cometido en su vida. La niña no es torpe. Es lista para otras acciones: sabe recordar donde su madre guarda el cuaderno azul el mismo día de su muerte. Después se va a la calle con la zafiedad como compañía. La niña no es torpe, solo le faltan dos, o tres, niveles de neuronas en su corazón. La niña tiene un problema de enamoramiento mal resuelto y una absoluta falta de respeto por sus mayores. La niña quiere independencia a la casi vejez, ella, que trabaja solo con personas dependientes. La niña no es capaz de observar que su madre se muere, así que la hace enfrentarse al posible abandono en vida. La niña no es torpe, la niña es una mujer acostumbrada a cobrar por cuidar a mayores. No necesita corazón, o le queda muy poco de él. Ese poco que da vida y alas al egoísmo y a la cerrilidad. A lo dañino. A lo ilógico.

Lo ilógico II
La mujer no es torpe. Sólo se mete en camisa de once varas, y claro, se le queda grande. Las mangas se le relían alrededor del cuerpo, no consigue sacar las manos por la abertura de los puños, y así se ve, atada de manos y casi de pies. Pero según todos los indicios la culpa la tiene la modista que hizo la camisa. Claro, que a la mujer no se le ha ocurrido pensar que antes de comprar la camisa debería haber mirado la talla. Ahora nada encaja. Lo pertinente, lo consecuente, lo lógico. Pero la culpa, según la editora, sigue siendo del taller de confección.
La nulidad en el silogismo. La falta de previsión. Pero la editora no es torpe, no, no lo es. Solo se compró una camisa bastante mas grande que su diminuto cuerpo. Lo ilógico.

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.