lunes, 30 de diciembre de 2013

En la cima

En la cima

me propongo celebrar el fin
de un año impedimento,
una especie de suerte
cercada, un instrumento
de tortura, qué nos preguntaron
que no supimos contestar
porque no sabíamos, no sabíamos
que la suerte estaba echada
por la banca rota
donde
los hados se sentaron
y cayeron ya que viven
sobre nuestras cabezas
encima nuestra,
en la cima
de este año que se acaba
amo el precipicio
de celebrar un amén
de discurso, roto
el cauce yo lo sigo, freno
el pathos y me venzo,
a ver si así consigo
llevar a su infierno
doce meses de infierno
nuestro.

y lo hundo y lo hundo
y lo entierro y en su cima
nuestros pies pisotean
su cabeza hasta ser nosotros
la cima sobre su ruina.

4 comentarios:

Robín dijo...

Nadie es capaz de determinar donde acaba un año y comienza el siguiente; la Tierra y su estrella no entienden de discontinuidades; un año empieza donde uno quiera y decida. En Venus los días son más largos que los años. Y ello es un gran enigma natural. Venus gira en torno a sí misma en el sentido contrario a todos los demás planetas, con enorme lentitud y parsimonia. Y no es literatura.

http://es.wikipedia.org/wiki/Venus_(planeta)

Sofía Serra Giráldez dijo...

La poesía tampoco es literatura, Robín. Al menos tal como yo la entiendo.

Robín dijo...

Pero la poesía, bella Sofía, también está hecha de palabras que algunas veces dicen estrictamente lo que ellas quieren, se erigen en autónomas e ingobernables. Acuerdo contigo que poesar, es querer decir lo que no se dice; con éxito o sin él; con universalidad desde uno mismo, con la subjetividad mínima.

Sofía Serra Giráldez dijo...

hermosa... lo de poesar...
gracias

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.