lunes, 25 de noviembre de 2013

Sin apatía

Me sobrepasa este estado depresivo. Siendo habituales las crisis entre los dedicados a la escritura artística en cualquiera de sus formas (qué es un dibujo sino un grafos), no le encuentro medida a esta. Me sobrepasa. Una vez más lo digo, me sobrepasa. Con un poemario recién maquetado, listo para llevar a imprenta, continuo frenándome. No lo envío. No, no tengo miedo. No hay dudas sobre su contenido, o solo las inherentes a estos procesos: Nunca se está completamente seguro de nada, y, sin embargo, se sigue para adelante. Además, a mí el miedo no me paraliza. Justamente me provoca lo contrario, el arranque, el impulso bestial, el lanzarme sobre la barrera de tocones puntiagudos.
No hay enemigo más que esta propia paralización a la que me veo sometida. Solo puede llegar a su causa desde dentro mía, pero por más que me inspecciono, o que descanso (¿descanso?), no logro dar con el motivo.
Y soy tremendamente racional. Hasta que no encuentro el porqué, no sé combatirlo (o asumirlo, que es lo mismo). Ni intuitivamente me nace. Ni emocionalmente.
Solo el llanto en silencio ante mi propio contemplarme.
Y contemplar el todo.
Y ante el todo, el freno
Solo el freno.
¿por qué "mente" en griego (frenos-ou) se nombra con este vocablo que comúnmente significa algo tan material e inadecuado para el continuum que practico casi instintivamente?
¿Por qué solo el campo y tu beso de hoy en mi mejilla me hacen sonreír? ABIERTAMENTE. Como si el corazón se me derritiera-se me licuara-se me evaporara...
Como sin voluntad... Pero con pathos.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

http://fotografia.sofiaserra.com/2013/04/yo.html

Robín dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=rTFUM4Uh_6Y

Robín dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=ZA-NjYpRn34

Robín dijo...

Pues soy tan inculto, Sofía, de una manera no forzada, natural, que casi reivindico, que no sabía la historia de Turandot; que nunca he visto la ópera por otra parte; ni ninguna ópera nunca, que me aburren de estatismo, más no de melodía ni de belleza delas voces .Acabo ahora mismo de leer la historia en Wikipedia. Te regalé la música, no la historia, que yo desconocía.

Sofía Serra Giráldez dijo...

He escuchado muchas, porque me gustan especialmente, pero asistir, solo he podido asistir a la representación de una, (normalmente su taquilla no da para mi presupuesto) y me dio una lipotimia hasta perder el sentido, jajajaja, con 18/19 años, así que como que me da cierto "miedo" poder asistir a otra, ;). Y lo otro no es ni culto ni inculto, así que no te vanaglories de tu incultura natural. Por simple curiosidad, si una música de ópera gusta, se busca la historia, se indaga algo más sobre lo que a uno le atrae, al menos a mí me sucede. Son libretos de historias muy sencillas o paradigmáticas (habitualmente), pero pueden dar la clave para el porqué de los ritmos, las melodías etc. Buenos días, Robín.

Robín dijo...

Y la música esta japonesa es muy bonita en su sencillez zen; zencillez sen, sensilles sen o sea. Nada que ver con la película del idiota inglés ese, lawrence major Rhum. La música es preciosa y por ello te la mandé.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Y yo te lo agradecí. Y sí que es muy bonita. ¿Sabes que que en mi antigua cuenta de flickr (2005/2008) me seguía un grupo zen de no sé cuántos miembros (decena de mil)? Yo alucinaba. Pero es verdad, muchos me decían que mis fotografías, al menos las de por entonces, tenían un algo zen...

Robín dijo...

Dar pistas el libreto de la ópera; no lo creo así. En general me ocurre lo contrario. Cuando conozco la historia, me defrauda casi siempre. La composición musical, ahora que tengo guitarra que no sé aún tocar, lo sé; no depende de la historia que quieras contar. La música trasciende a la palabra y sobre todo al significado. Cuando Puccini compone el fragmento Nessun Dorma; hay una docena de notas que enlazan tan maravillosamente a la hora de escucharlas y/o de cantarlas; que toda historia casi, estará por debajo de ellas, cuente lo que cuente, proclame lo que diga. Cuando se compone música se está más al albur de lo aleatorio que de lo predeterminado y a veces llega la gracia en un recodo del camino, te salen como mucho diez notas inolvidables que habrá que rellenar con otras de menos calidad, con mayor desentono. Ayer reescuchaba Tubular Bells de Oldfield. Me sigue gustando después de 40 años, pero tiene sólo 2 buenos hallazgos que son bien explotados. El resto es relleno hábil. No estoy criticando, la obra me gusta. Esto era lo que me preocupaba a la hora de intentar componer con la guitarra que aún no sé tocar, marcando las notas con números, que es más fácil para un inculto musical. Veía que yo no era capaz de componer más de dos medias docenas de enlazamiento musical de notas; sin después tener que romper su "unidad de enlazamiento" y engancharme a otra idea, a otro relleno. Ahora veo que Puccini o Oldfield hacen lo mismo. Me han dejado la pueta abierta, si supiera tocar bien esta guitarra de 300 tristes euros, que no sé, para intentar construir sonidos que harmonicen y digan más -y menos, claro- que las palabras.

Robín dijo...

Sofía no mal dijo :

""Pero es verdad, muchos me decían que mis fotografías, al menos las de por entonces, tenían un algo zen...""
¿ Se lo decían a Sofía o bien acaso a Afrodita, o acaso a Turandot ? ¿ Con quién de ellas se puede ser sincero y no estar buscando algo de ella, salvo la esencia o el querer? ¿Cuál es la Sofía con la que estoy en cada momento hablando (0,3Venus o 0,5Venus o 0,8Venus o incluso Venus a parte y melodiasa entera)?

Yo veo tus fotografías normales con algunas excepciones con síndrome de Down -(es chiste malo). Prefiero tus poemas a tus fotos cuando son más precisos, no son incertidumbre casi cuántica y marcas bien los tempos y amurallas, arquitectonas, construyes bien, con algo más de pausa, los modos del decir.

Robín dijo...

Corrección:

""a parte y melodiosa entera"""

Sofía Serra Giráldez dijo...

Se lo decían a Sofía, solo Sofía (Serra Giráldez), Robín. Cuando tú, probablemente, al igual que el 90% de la población española, andabas en pañales con respecto a internet, tan en pañales que ni un alma se atrevía a darse de alta en nada de esto con sus nombres y apellidos, esta Sofía ya lo hacía: "¡Estás loca", me decían una y otra vez, y yo, ¿por qué?!, soy la misma aquí que en la calle, que en mi casa, que la que escribe que la que hace las fotos que la que coemnta, porqué no voy a dar mi nombre y apellidos. ... Así que quítate de la cabeza ese lío que te traes conmigo. Afrodita es un personaje de un puñetero libro. Y PUNTO.
;)
Por cierto, debes ser el único ser en este mundo que prefieres mis poemas a mis fotografías... ahhhh, pero es que tu inteligencia no es la de cualquiera, ;).
Besssso

Robín dijo...

PUNTIFICAR o NO PUNTIFICAR, tal es el dilema, querida Venus.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Menos mal que no se te ha olvidado escribir la "N"...jejejeje

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.