jueves, 14 de noviembre de 2013

Oh pura encendida

Hice ayer múltiples disparos sobre la pequeña rosa. Esperaba a que se abriera para comprobar su color.La compré hace dos años movida por el q ahora luce. Sin embargo, en Sevilla nacía siempre de color amarillo, ni un matiz de color rosa. Ahora, ya en el campo, ha vuelto a ser ella. Qué tendrá la naturaleza que nos reconcilia con nuestra esencia? Ayer hice múltiples disparos. Encendí el ordenador por la noche con la idea de hacer alguna fotografía. Sin embargo me conformé con verlos. Sigo frenándome en cualquier intento de creación. Me freno o es que mi verdadero ser es la simple contemplación? No termino de maquetar el nuevo libro. Prefiero coser, podar, cavar... Cuál es mi trabajo, te pregunto, oh pura encendida rosa, émula de la llama...

2 comentarios:

Robín dijo...

Sofía no mal dijo:
""Sigo frenándome en cualquier intento de creación. Me freno o es que mi verdadero ser es la simple contemplación?""

En literatura ya se ha dicho todo y frecuentemente mejor. Nuestra tarea consiste ahora en repetir sin que se note damasiado de quién copiamos. En pintura las proporciones más harmoniosas ya han sido halladas y también las menos, pensemos en Goya, en el feísta Lucian Freud y hasta en las deformaciones geometrizadas de Picasso; un retorno a los teoremas geométricos sencillos de los Griegos antiguos pero perennes.
Borges decía, repitiendo lo que una vez leyó con cierto orgullo, que puesto que el Universo es finito y la materia no se puede partir indefinidamente; volveremos a ser lo que hemos sido.
Contemplar y apreciar lo que otros ya hicieron no se opone al crear. Andar simpre buscando más tecnología -y la tecnología, aquí, sólo es ejemplo- puede ser tan equivocado como desecharla por sistema frente a la contemplación.Hay que emular el equilibrio frente al entorno, que ha de ser natural, como lo hacen las flores bellas persistentes.

Robín dijo...


""Sigo frenándome en cualquier intento de creación.... Prefiero coser, podar, cavar... ""

Coser o no coser, tal es el dilema. ¿ Porque qué es mejor, comprarlo todo hecho, cosido ya, o resistir los embates del consumo ? Dos pinceladas sólo más para indicar porqué me hice marxista, me consideré como tal siendo más inexperto, poco filósofo. Porque la creatividad se la conceden sólo al que diseña el traje, pero no al que lo cose -sea hombre o mujer. Ambos, el que cose y el que diseña son igualmente creativos, pueden trabajar prácticamente igual, pero el que cose lo catalogan entre los contemplativos. Y ya no soy marxista, porque no es de recibo que el que cose sea, según ellos, el más creador, el único que irá al paraíso; la teología engañosa y turbia "comunista" y "socialista". Comunes, somos todos, hasta los animales.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.