martes, 26 de noviembre de 2013

Fundido en blanco

Fundido en blanco

Estos días son perfectos
para desprotegernos, arriar
el duelo e izar la conquista
del suelo, levantar el velo
del luto en nuestros ojos
descubrir
ante nosotros vivos
y colonizar con yerba
la orilla, fundir
en el blanco de la arena
nuestros pies
mojados, lanzar
la jabalina allá donde
no pisa nadie ni un nadie
siquiera que nos quisiera
a su lado, romper el escudo
en el horizonte vestido de blanco
tan ancho a todos nos hace blanco
de todos y uno y solo
nada ni nadie ha muerto
si quedamos haciendo vida
con lo que nos queda de vida
en blanco.

6 comentarios:

Robín dijo...

Conoces ya esta traducción mía y deficiente, Sofía . Que valga la redundancia...

El durmiente del valle
(Arthur Rimbaud)


Es un hueco de verdor en donde canta un río,
Aferrando locamente a las hierbas harapos
De plata; donde el sol del monte altivo
Luce: es un valle pequeño en el que espuman rayos.

Un soldado joven, boca abierta, cabeza agreste,
Y la nuca bañada por fresco berro azul,
Duerme; está tendido en la hierba celeste,
Pálido en su cama verde donde llueve la luz.

Los pies entre gladiolos, duerme. Sonriendo como
sonreiría un niño enfermo, tiene un sueño:
Natura, acúnalo con fervor: está helado.

Los perfumes no estremecen ya su razón;
Duerme bajo el sol mano en su corazón,
Tranquilo. Tiene dos orificios rojos en un lado.

(traducido en diciembre 2010)


Y el original en francés:


Le dormeur du val

C'est un trou de verdure où chante une rivière,
Accrochant follement aux herbes des haillons
D'argent ; où le soleil, de la montagne fière,
Luit : c'est un petit val qui mousse de rayons.

Un soldat jeune, bouche ouverte, tête nue,
Et la nuque baignant dans le frais cresson bleu,
Dort ; il est étendu dans l'herbe, sous la nue,
Pâle dans son lit vert où la lumière pleut.

Les pieds dans les glaïeuls, il dort. Souriant comme
Sourirait un enfant malade, il fait un somme :
Nature, berce-le chaudement : il a froid.

Les parfums ne font pas frissonner sa narine ;
Il dort dans le soleil, la main sur sa poitrine,
Tranquille. Il a deux trous rouges au côté droit
..........

Analicemos la estructura del poema con pulcritud y algo de ligereza:

Apreciamos en prima instancia que hay una introducción a modo de presentación diáfana de la situación: "Es un hueco de verdor", aunque como ello pudiera bien no ser suficiente se añade "en donde canta un río," ¿Pero sabemos acaso donde estamos de verdad? : "donde el sol del monte altivo"
El hueco era impreciso, por ello se añade que: "es un valle pequeño en el que espuman rayos."
Los valles suelen estar habitados, aunque creo que aquí sólo por mera casualidad por "Un soldado joven, boca abierta," y su gente es activa, su dedicación es diversa : "Duerme; está tendido en la hierba celeste,".¿Pero qué aspecto tienen (tiene)? : "Pálido en su cama verde donde llueve la luz." ¿Y acaso cómo se sienten (siente) en el dichoso valle ? "Tranquilo." Todo ello sobraría si no se dedujera, deseara y concluyera algo importante: "Natura, acúnalo con fervor:"

¿Es acaso un informe detallado y en regla dirijido al jefe de policía de la provincia en cuestión?
No, es uno de los mejores poemas escritos y hecho público (no conocemos los que no han sido publicados).
Una construcción arquitectónica concisa y muy aguda aunque a la vez completa . Evocadora. Un zoom visual y fotográfico "avant la lettre" con casi ningún fallo. Y de gran precisión.



Sofía Serra Giráldez dijo...

No, no la conocía. Muchas gracias por el aporte, de corazón. El poema es una joya.

Robín dijo...

No te conocía yo tampoco a tí. La jota eres tú y bien lo reivindicas.

Robín dijo...

Donde dije jota digo joya y Diego.

Robín dijo...

El 27 de noviembre del 2013 a las 11:51 dije lo siguiente : ""Conoces ya esta traducción mía y deficiente, Sofía . Que valga la redundancia..."" para expresar lo que tiene de inútil la literatura sin arquitectura, aplicándomela -esa inutilidad- a mí mismo por no tener nadie a mano de quien burlarme -Sofía es mujer y un hombre que sabe amar y sabe de equilibrio no se burla casi nunca de ellas; por lo que de verdad quise decir; lo digo ahora y Diego; es que la redundancia no vale y la retiro. Estoy relativamente satisfecho con esta traducción de un poema magnífico; me siento útil y eficiente. Lengual y múltiple.

Sofía Serra Giráldez dijo...

:), me alegro mucho de que así sea.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.