martes, 5 de noviembre de 2013

Cíclope que ahuyenta (A Luis Cernuda)

(Rescato de poemario del 2009 y fotografía de poco después)

Cíclope que ahuyenta (A Luis Cernuda)

Poco importa la quietud de las cosas si no fuera porque de ella llega, como inderogable pandemia, la inercia de la incuria de todo lo que nos hace lograr humanidades.
Tan contagiosa como lastrada, nos anclamos a su sumidero, impúdico de despejar petrificando a los abastecedores.
Falaces y lastimeros me parecen vuestros afanes cuando contemplo la carne convertida en piedra, o lo que es lo mismo, cuando observo, impotente, cómo asesináis al verbo hecho carne.
¿Qué temor a la muerte podéis mantener sobre el olvido de vuestro propio roce con el otro y el otro y el del lugar por venir? ¿Cómo os yergue la aventura del descuido sobre lo que vosotros mismos yacéis? ¿Sobre qué barrizales construís vuestros pilares palaciegos?
Arenas inmundas, movedizas, secas por las disculpas, en las que convertiréis las calles conspicuamente adoquinadas, las soberanas escalinatas hacia el cielo surgidas al compás de las manos solícitas.
Llameantes. Líquenes llameantes que calcinen vuestros ciclámenes siempre muertos, siempre flores omitidas, siempre flores ausentes.
... Del jardín del olvido te redimo, poeta vivo.





1 comentario:

Fackel dijo...

Qué emocionante tu homenaje a Cernuda, Sofía. Los cernudianos nos encontramos por el camino. Gracias por vindicar su memoria.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.