viernes, 2 de agosto de 2013

Son del Sitio

Son del Sitio

Son del sitio la encina
y la voz
             del eco
al sur
oigo la sierra de Aznalcóllar
con su boca y con su pecho
—es el mío de mi frente, y lo era—
de mi norte que imanta
mi cabeza buscando
la enana blanca del día
recién levantada
la mañana de su son
de la noche y yo
una sombra de nostalgia
y un aullido de mi centro
que cabalga solo
sobre mis piernas
y el olor que no se pierde
en las fosas sinoideas
de la lumbre en la candela
y el humo y la llama
y el olor a tierra
y a rostro del mundo
poniendo su culo
por montera delante
de mi cara. La cabra
reseca y borracha
de nostalgia de nada,
nada más que adelfas,
y yerba dura y recia
de falta de agua
y el aroma verde
de verdad de amor
de un mundo y de yo,
y yo, y yo y la tierra sin nombre,
y yo sin nada salvo él,
su eco.

6 comentarios:

Robín dijo...

Un cangrejo sólo ¿ de río o de mar; tan poca hambre tienes entre el monte y el val ?

Robín dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=YcY3FH208l8

Isolda dijo...

Fantástico, Sofía, traspasa los sentidos.
Muchos besos, guapa.

Robín dijo...

Cuando era adolescente en esa ciudad pequeña del suroeste de Francia, llamada Orthez, con lengua propia; el bearnés; en la que me dijeron una vez muy seriamente que allí se hacía magia y espero que no tenga nada que ver con esa magia -¿negra o blanca (puede ser la magia que altera el orden natural,limpia y blanca)?- mi profesor de ginnasia, llamado Page, en el liceo; porque yo no me enteraba entonces absolutamente de nada; y el deporte ha de ser limpio. Y yo no decía sí o no a nada; me lo decían otros, que controlaban mi cerebro; que hablaban por mí, sin yo siquiera escucharlo ni saberlo. Y no entendía yo nada de lo que me decían, si los que controlaban -(controlan aún)- mi cerebro, asi lo decidían. Una agrupación de origen eclesial, creo, formó un equipo de baloncesto. Me llevaron, algún amigo o lo contrario, a ver algún partido: me gustó, me aficioné. Yo era un desastre deportivamente hablando, en casi todo, la antitésis de Nadal o de Rudy Fernández, pero me aficioné. Años más tarde, estando yo en América Latina sin ni siquiera saber qué hacía yo allí ni para qué;o ya de vuelta aquí; fueron varias veces campeones de Francia. Me alegré por ello, porque había vivido una docena de años en ese pueblo y conocí de pequeño a algunos de los jugadores. Espero que esos campeonatos fueran ganados limpiamente. Y Naturalmente. Pero quiero hablar de periodismo. Más tarde, hace 3 años apenas, me aficioné al Portland Trail Blazers de Estados Unidos; por ninguna otra razón de que Rudy Fernández, lo ficharon ellos; que soy bastante insomne, y que se pueden ver los partidos gratuitamente y en directo, desde las 4 hasta las 6h 30 de la mañana, por Internet. No hay nada más y el reto de hablar y leer en inglés. Los estadounidenses son gente muy capaz y muy abierta; participé en varios "chats/charlas" internetescos, comentando partidos en tiempo real con ellos; aprendí algo más de inglés. Les deseo buena suerte, aunque no tengo nada que ver con su proyecto ni con el baloncesto que me cansa a veces. El propietario del equipo es el segundo de Microsoft, Paul Allen y a mí no me gusta esa concentración enorme de poder en torno a Microsoft -que uso ese sistema operativo, no obstante, pero que critico esa monocultura del software - esa no competencia real, que en una de las cunas del libre mercado; enseña que existen espacios económicos sin competencia, casi como si fueran protegidos por el Estado, por un marxismo. Y no me gusta Internet, apesra de su gratuidad relativa, apesr de la relativa información y conexión mundial que proporciona. Y menos aún el de los teléfonos móviles de ahora y su legión de esclavos medio zombis, tecleándolos por la calle sin cesar y sin hablar con nadie. ¿Tantos hombres no hablaremos ya con nadie?

Robín dijo...

Tenían un jugador negro en Portland -como casi todos; ser blanco y jugar tan bien como los negros, es raro- llamado Oden, un tipo de 7 pies de altura, 2,13 metros, llamado a ser en principio un grande. Se lesionó muy duramente; después el hombre, despistado, se supone, le mandó por Internet una foto suya desnudo a una mujer y esta la publicó por Internet y la mandó a los periódicos; cuando en estados Unidos son muy temerosos de la apariencia o del buen nombre o de ambos. Aparentemente también nosostros. Finalmente los Floridos de Miami lo acaban de fichar por cuatro perras gordas (1 millón de dólares al año), en comparación con lo que ganan otros. La noticia en español pone esto : "Oden elige al campeón (Miami)"
http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2013/08/03/baloncesto/1375523888.html

Pero cualquiera que sepa de baloncesto de por allí, sabe bien que Oden no estaba en posición de elegir; aunque yo, si fuera entrenador de un gran equipo, intentaría también ficharlo. Qué mal periodismo, pensé, no saben nada de baloncesto.. Y busqué información con Google. Encontré esto que lo explica todo:
"Oden giving NBA one more try, choosing to sign with Heat (Miami)"
http://www.nba.com/2013/news/08/02/aldridge-on-oden-signing-with-heat/index.html?ls=iref:nbahpt3a
Y aquí tenemos el periodismo de investigación. Lo copian todo; incluso el título; que me perdone Pedro Ramírez; aún leo algo, aunque a desgana su periódico. Hay que renovar a mejor calidad y menos cotilleo, el periodismo.

Sofía Serra Giráldez dijo...

De mar, Robín siempre de mar.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.