martes, 5 de febrero de 2013

Pan de Atenea

Pan de Atenea

la noche y un poco más se hace eterna
cuando el invierno aparece
afilado por el frío
joven, cantad como
el toro siendo cabezos
gimientes cobijados
bajo las tetas de la loba,
rómulo y remo se quedaron sin lugar
cuando tu mano de diosa
sembró los olivos en los desniveles
nacieron humanos de sus leños
y aún alguna anciana rejuveneció
ante la visión de los viejos
y retorcidos troncos.
tú extendiste el manto apaciguado
y los hombres durmieron
tranquilos de sí.

En paz.

Sofía Serra (De Suroeste)

1 comentario:

Rafael dijo...

Bonito paseo, el de tus versos, por esas "colinas de Roma"...
Un abrazo y feliz día.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.