martes, 1 de enero de 2013

Respuesta a un correo felicitación de año nuevo

En el que se citaban tres versos míos y la palabra "desolación"
con respecto al estado de las cosas en este país.

XXXXXXX, en serio, te hablo muy en serio, por muy grave que esté todo, pienso que se "exagera" en el sentido de que:
uno, aún esto es un país democrático.
dos, que la desolación llegue o no depende de cada uno de nosotros.
tres, hundirse en la depresión sólo sirve para claudicar.
A mí nunca me quedan fuerzas, pero siempre las saco no sé de dónde (esto es parte de ese cuerpo extraño del poema)
Yo me quedé sin estado de derecho hace muchos años, sin estado de derecho y en la pobreza y en la soledad total con respecto al resto de mis conciudadanos. La solidaridad, e incluso el apoyo moral o caritativo o de simple cariño se nos negó, a mí y a mi familia. Pude caer en la depresión más horrible, de hecho caí, (hasta pensé en "suicidarnos" a los tres, ya imaginas) a mi estilo, es decir, no claudicando. Salí a flote por mí misma.
No creo en las negatividades, no creo en la ironía, no creo en los sarcasmos, no creo en los olvidos, ni de lo bueno, para saber alegrarnos, ni de lo malo, para poder asumirlo si no tiene arreglo, para poder arreglarlo si es que lo tiene. Sobre todo creo en que teniendo dos pies y dos manos, aunque estén amarrados y hasta cortados como a mí me los dejaron, se puede seguir luchando, con mucho esfuerzo y dolor, eso sí, porque lo bueno llegue, porque la desolación sólo signifique una tierra en barbecho aireándose para poder volver a sembrar. Eso es en lo que creo, o al menos ese es el único y gran sentido que le veo a la vida aunque sepa a ciencia cierta que al final morimos (eso es lo de menos).
Si lo paso mal ahora, te aseguro que es, aparte de porque los hechos políticos me afecten mucho, por la actitud que veo en "los otros": depresión, muertos en vida, vaciedad absoluta, recreo en la mierda, sarcasmo, ironía, no hay, no encuentro ni un solo corazón inteligente con fuerza de voluntad suficiente para trabajar, luchar por hacer bien o mejor.
Si España está tan mal lo lógico sería sacar las armas y montar una guerra, hacer desaparecer al 50% de la población y volver a comenzar. Pero sé bien que el derramamiento de sangre sólo trae más problemas a la conciencia de los pueblos y del ser humano.
Sé positivamente que lo malo, sea lo que sea, sólo se arregla con voluntad y capacidad para subvertir lo malo en bueno, lo feo en hermoso.
Esto, esta actitud o psicología mía es lo que ha crecido torcido dentro mí, torcido respecto al resto de los seres humanos o la sociedad que me ha tocado vivir. Ese es mi dolor nada más. Soy ajena, soy extraña a todo. Y a la vez tremendamente afectiva, o tremendamente creyente en la capacidad del ser humano. Este es mi único conflicto.
Espero que con todo esto que te digo te quede algo más claro cómo soy, y por qué, y lógicamente, aparezco cansada muchas veces, todos los finales de día.
Un beso, XXXXXXX.

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.