lunes, 10 de diciembre de 2012

Las antípodas

Las antípodas

cómo embarcarme siendo isla
cómo aislarme siendo nave.


Nunca debí dejarte solo.
En la esquina suroeste de europa
la suerte se dividió en dos
segmentos de segundos planos,
el atril de la superficie de tu huida
y mi paz al falsamente mirar
el escaparate de los trajes (de flamenca)
por donde, en el lugar del pan,
tu cuerpo caminaba erguido
buscando el viaje
que te apartara de mí
o de ti mismo
o a mí misma
del pan.

me persigue el hambre
de haberte regalado mi soledad
en ese cristal egoísta.
Es la playa, la venerable playa
de mis infantiles logros,
tan real como el alimento que me predica,
la que avala la verdad de mi sensación,
su realidad y su causa sensacional y
real. Verdaderamente real.

verdaderamente real
por ti comienza
por hacerme amiga de tu suerte,
por mí termina
por embarcarme en las naves
que me trasladen lejos tuya
aguas adentro mar de un horizonte
que no perturbe
el armonioso y líquido y fresco
sostenido de tu boca o tu apetito…

Y me arrumbo en el ardiente deseo
de dejar de ser y estar
paloma, fuente, torre
o playa dejar de ser
para estar
sólo isla silenciosa,
como la que Google recogía torpemente
ya en las antípodas
de este Suroeste.

Sofía Serra (De Los cabezos amarillos)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hermoso.Muy hermoso, Sofía.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.