lunes, 3 de diciembre de 2012

La realidad


La realidad

Recuperaros ha sido el mayor desastre de mi vida, aún peor, vivir la locura sin nombre. Al menos allí la mañana blanca os lo daba. El de la desesperanza, la soledad, el desamparo, la pérdida, el azul, cualquier ideal humano tirado por los suelos. Destruido, machacado, triturado, hecho masa sanguinolenta, sin forma, sólo fondo, dolor. Y la necesidad de reconstruirlo aunque solo tuviera mis manos, simplemente porque si las encinas estaban vivas es que yo también lo estaba. Acá no me caben ni la desesperanza de no teneros ni la esperanza de poder soñar con vosotros. Las encinas supongo que siguen vivas. Pero no me ven. No tienen a quien amparar. Pienso en las que sembré desde bellotas. Tal vez me reconozcan, reconozcan una piel humana cuando dentro de cien años alguna mano acaricie sus hojas. Pero, ¿quién querrá acariciar la piel dura de la hoja de una encina?, ¿quién sabe que existe, a qué sabe, para qué sirve, cómo amuebla el suelo por donde caminamos? Cómo lo arman con sus encofrados de redes vivas. La realidad es que hace muchos años que dejé de tener nada que ver con vosotros. Y aún más nada qué mirar. A asimilar tocan bellotas de invierno y la hojarasca de primavera, ambas sobre el suelo.

Sofía Serra (de El desembarco)


1 comentario:

Isolda dijo...

Precioso, Sofía. Haces que el lector lo viva, que soy yo, lo viva contigo. La naturaleza es el mejor tema y bien lo sabes, como lo sabe tu cámara. Me ha encantado. Muchos besos, guapísima

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.