lunes, 17 de octubre de 2011

Árbol solo

árbol solo


Hubo un lugar
sometido
a mis piernas. (¿?)
tranquilamente dormito
en la espera del cuento inacabado.
solicitud y bienes acarician
mis hojas verdes, y yo, riendo,
entre los pájaros admiro mi floresta.
Tantas verdes hojas
y olor a madera,
tanta humedad
sobre el rocío con mi savia
como apacible compañera
de toda mi vida
suya ayudándome al sorteo
de los precipicios
de los juicios del leñador
y las tempestades abusivas
del mal previsto por la atmósfera,
las heladas y las hormigas
y los hábiles podadores,
y ni el amor me acuchilla
tatuando todos sus nombres
de verde puesto en vilo al filo
hasta el punto caído desde el nido
que cobijé cantando sobre el abismo
cuando el sol se me derramaba
en cada brazo, cada lentisco leñoso
o cada cruz y frío cuando
duermo silencios de desdén
o refresco de infantiles sinsabores y balanceos…
no hay penas, no hay penas
sólo de sola juventud
algo herida por el círculo
secante de la entrepierna enterrada.


Mas en este invierno
los rizomas ya adquieren
de nieve su secreto y mi savia
se concentra en los bajos
más bajos de mi canto.


se fueron hacia el otro lado
mientras yo concluyo
el Misterio sobre la tierra.


(Sofía Serra)

6 comentarios:

Ventana indiscreta dijo...

No sabía yo que la función clorofílica y el amor (por mencionarlo de una manera suave, pues cierto erotismo transpira en el poema) tuviesen tal paralelismo.

Odio el ruido de las motosierras. Prefiero el hacha, puestos a elegir.

Lo que más me ha extrañado al solicitar dentro de la función de 'mostrar la entrada original' en el comentario es la aparición, como por arte de magia, esto:

Hubo un lugarsometidoa mis piernas. (¿?)

¿Cuál es ese lugar? ¿Soy indiscreta (así me hago llamar9?

Sofía Serra Giráldez dijo...

Las motosierras producen cortes más limpios, son menos perjudiciales para el árbol, la madera viva queda casi sellada por el calor que produce la fricción de la cadena dentada y la savia no se pierde.
¿Que si eres "indiscreta" me preguntas?, :), no, sólo te has equivocado de interlocutor, por el lugar debes preguntarle al árbol. Esos versos están en la cabecera de la entrada antes de visualizar esta ventana de comentarios. No hay arte de magia, sólo despiste tuyo, :).
;)
Buenos días.

Ilkhi dijo...

Hola, Sofía, qué grande es el árbol solo, y que grande sigue siendo aun en los bosques más intrincados: siempre es grande.
Has/ha partido de sus quimas más altas y tiernas para llegar a sus raíces más profundas y sensibles.
Me parece un poema redondo: una circunferencia cuyo diámetro y longitud son inmensurables.

Abrazos y besos

Sofía Serra Giráldez dijo...

Hola, Ilkhi, como sé que lo amas y lo conoces muy bien, al árbol, si a ti te ha parecido este poema así, ya soy feliz, en serio.
Muchas gracias por trasnmitírmelo
Un beso

Ventana indiscreta dijo...

Si hubo despiste, cierto, y me acabo de enterar.
Me obcequé en la verticalidad del poema y no miré hacia la derecha.

¡Ya me extrañaba a mí!

Perdón por mi despiste.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Nooo, mujer, por favor, no pidas perdón por los despistes, que eso no es ná, chiquilla...por favor.
Un besazo

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.