viernes, 30 de septiembre de 2011

Poema a oscuras: la tierra a solas

(Correcciones  "El deshielo")


Poema a oscuras: la tierra a solas


No ya más sin el vivir que de ti emerge,
penumbra de estío, curandera del quejigo,
encina amilanada en la gruta de la nieve
que extiende sus raíces lentas y templadas luchando,
luchando: aterciopelando las húmedas arcillas,
moldeando subsuelos de tierra dura,
blandiendo las espadas afiladas
de los quebrados y sucesos
gimiendo al tiempo: al son,
al son del torpe denuedo,
de la grávida y lenta menoscaba,
de la imperiosa batalla sobre las arenas:
bebiendo, bebiendo, llenando pulmones
que se durmieron clamando, llorando,
manando molde sobre molde de la lágrima siguiente:
reniegos, tan sólo reniegos de líquidos regueros
combatiendo la dura cumbre de la suerte.
Sin oreo.
Sin aire en mi tierra, mi tierra,
el secreto a voces de mi tumba abierta:
Que yo ya muero, ya muero perteneciendo
a esta sombra inútil de belleza.
De cristalina fuente.
Yo ya sin ti no soy más que asomo de duda,
apenas remedo de la estrella combativa
o aprisionada en este lecho tan frío.
Y las deseo plenas.
A la duda y a la tierra.


... La tierra, la tierra, qué sola se queda ella con la nieve.
...Sin verte, sin verte más que en el hálito cohibido
del acaso del sol sobre la sombra de la nube
tras el onanista orgasmo de la soberbia.


...Y la sombra, la sombra,… se queda tan sola mi pobre sombra...
¡oh, sí, sola!... Sola, sólo sola.
Apenas mente, olvido apenas,
a duras penas del blando cuerpo sin muerte
que la eleve al cálido cielo azul celeste.


sofía serra. De "El deshielo"

4 comentarios:

Leonel Licea dijo...

El poema recorre todo los caminos de las soledad, se siente allí, palpitando durante todo el poema, pero llega la penultima estrofa y zas, un zarpazo fuerte y contundente que la desnuda y la hace ver
"...Sin verte, sin verte más que en el hálito cohibido
del acaso del sol sobre la sombra de la nube
tras el onanista orgasmo de la soberbia."

Por otra parte, el juego de asonancias convierte tu poema en canción: una canción con alma.
Un abrazo fuerte, Sofia.
Leo

Sofía Serra Giráldez dijo...

Muchas gracias, Leo.
Este poema se entiende mejor dentro de su conjunto, ese "el deshielo", y como éste forma parte de la trilogía, es la tercera parte, "canto para esta era", pues así es, ahí adquiere todo su sentido, y en realidad es el que abre el tema de "la bestia" a los siguientes poemarios, que aquí efectivamente identifico con la soberbia, como casi en todos.
A este poema creo que le quedan aún algunas correcciones. Salió del tirón el día que lo escribí, diciembre 2009, pero me está costando mucho corregirlo, ha tenido varias versiones, toda la complicación está resultando por el corte del verso y esos dos puntos que se repiten.
Este poema arrancó de la visión de una fotografía del campo nevado yo ya viviendo aquí, me dio tanta pena verlo así ( a mí la nieve no me gusta) que efectivamente, salió un poema en forma de canción, con esas asonancias, esos gerundios. Después ya el poema tiró por donde quiso, lógicamente. pero ese fue el arranque: el campo con nieve. Mi campo solo. tengo que decir ese "mi" para expresarme
Me evoca el balanceo al que tiende nuestro cuerpo cuando sufrimos, como cuando meces a alguien para consolarlo, o nos mecemos nosotros mismos, y cada dos puntos interpuestos recuerdo que al escribirlo me abrían un nuevo paso más en el ritmo, pero como está como ralentizado por esos gerundios se me vino enseguida la visión del agua cayendo despacio como de escalón a escalón, o de taza a taza de una fuente, y ahí es donde aparece la complicación en la situación de los dos puntos. la primera versión me los delimitaba perfectamente ( desde mi percepción claro), pero ahora no termino de verlos bien situados, no porque los haya movido, sino porque alguna palabra he quitado de aquí o allá y algún corte de verso cambiado y ya no terminan aún de encajarme en su buen lugar...pero , bueno, llegará...:)
Lo grabé en audio esta mañana, pero al final suena mal la pista, así que por eso lo subí sin el mp3. Para la próxima espero que sí, :)
Un beso enorme, Leo, y gracias otra vez

Leonel Licea dijo...

Creo, estimada Sofia, que como todas las cosas que hacemos, podemos siempre mejorarlas, cambiarlas, darles la vuelta como queremos, solo quien escribe puede hacerlo, aunque después de lo que me dices, creo que tú, como yo, somos de los que nos exigimos mucho a nosotros mismos.
Si puedo decirte algo, a mi la idea del deshielo me llega ya con este poema, pero con lo que me dices no queda que leer los otros dos.
Un abrazo fuerte.
Leo

Sofía Serra Giráldez dijo...

Qué amable eres, leo, no sé cómo corresponderte. Gracias por haberme atendido, seme va la cabeza algunas veces hablando tanto...:)
Un abrazo enorme

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.