lunes, 6 de junio de 2011

Cambio de portada en Canto para esta era (y verboluz)

Ando con la idea desde anoche, y creo que me voy a decidir, a cambiar la portada de "Canto para esta era" por esta otra fotografía que conforma verboluz con el poema que a continuación transcribo y que forma parte de ese poemario. Ambos sintetizan mejor que nada el espíritu que lo alentó. 
Por otro lado la fotografía que hice y que actualmente figura como portada la veo más indicada para la trilogía del que forma parte. Hace algo así como año y medio, o dos años, creo, lo comenté en este blog. Ahí hay una trilogía, que se titula también "Canto para esta era" compuesta por "El paraíso imperdible", "Canto para esta era" propiamente dicho y "El deshielo" que al menos dentro mía necesita una portada que lo resuma todo, y esa de la fuente hoy al menos la ilustra mejor. 
Las fotografías de esta mañana que acabo de subir al otro blog, éstas, me confirman esta sospecha en el cambio de portada, y estos dos versos escritos anoche también, :):

Aplastaré a la noche
hasta hacerla pan de ángel.






Amanecer en Sevilla

Labrada ya la noche del estío
en este auténtico cántico de aluminio solidario,
que seduce a la salvaje y transuniversal gracia
de todo lo flexible, mudable y eternamente temporal,
respira la adormecida de esta vela plegada tras el envite
del viento huracanado en el quicio de la puerta.
Son las manos providenciales del tiempo sobre mi espacio.
Quebrada termina su oración con un amén silencioso, amén
de furtivo ensueño entrevisto en los laureles de la azotea
de esta casa que es casa de todos:
Alma para no tener que nacer
y lograr morir sobre la utopía del canto habitado,
el cisne muerto redivivo,
el ave alada de la conciencia que, al volar,
espanta al espejismo de la imaginada lluvia sobre el lago.
No más que agua, agua embalsada y dulce,
agua quieta suspirando a través de sus brumas
por la aurora del canal que la encauce
mudándola en arroyo
hasta lograr ser río o tal vez mar.

O ya, océano.

En todo caso, agua y más agua,
agua de marea, agua de viene y vamos:
Del agua muerta de los cisnes al agua edénica de los pelícanos.

Sofía Serra, Canto para esta era, 2009

3 comentarios:

Leonel Licea dijo...

"En todo caso, agua y más agua,
agua de marea, agua de viene y vamos:
Del agua muerta de los cisnes al agua edénica de los pelícanos."

El poema me gusta, pero la imagen final esos tres versos me inundaron.
Enhorabuena, Sofia.
Besos.
Leo

Leonel Licea dijo...

Me olvidaba la fotografia me transmite una paz, que estaría por horas mirandola.
Siempre besos.
;)

Nicolás Calvo dijo...

Perfecto.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.