viernes, 21 de enero de 2011

Geofísica manual

Geofísica manual

Palomas como flechas imantadas
de estruendo al sordo,
de la quinta enmienda al silencio,
guardo
paciencia y aire en los bolsillos
vuelo y carne en las manos,
soldaditos desmenuzados convertidos en flores
que tapizan el nubarrón
con tormentas, breves y cicateras,
mas no escuchaste no escuchaste
ni la sordina plagada de pimienta
que se acercó a tu nariz
de hombre vagabundo sobre el eje.
Cuando estornudaste,
el mundo ya había dormido
sobre su propio lazo de Van Hallen.


Porque el hoy en tu boca significa libertad,
yo me manumiso.
El mañana es sólo prenda de horca,
y al ayer, al ayer...
que le den
manómetros.

Sofía Serra, Enero 2011

3 comentarios:

Ilkhi dijo...

Qué grande debe de ser alcanzar esa manumisión mientras los manómetros miden las sutilezas del pasado.

Abrazos entre luces líquidas y gaseosas.

luis dijo...

Un verso fluido y hermoso amiga Sofía. Un poema de aquellos que cuentan de los adentros.
Un acierto.
Saludos

Sofía Serra Giráldez dijo...

Ilkhi, gracias, ahora quisiera poner palabras a mis manos para que ellas hablaran. Esta boca anda ya algo cansada.

Luis, gracias, fluye lo que queda, :)

Besos a ambos

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.