miércoles, 10 de noviembre de 2010

Paisaje de verdad y río rosa

Título de la fotografía: Rosana y su hija al sol

Rosana Río Rosa

Rosana, ¿por qué no llegas?
Rosana, ¿por qué te transito?
Al liviano paisaje de la sombra al agua,
de la vereda al viento,
Rosana, que te izas al aire
y vuelas desde tu coleta que
riza el mes de abandono, Rosana,
la jauría
que despierta y ya se convierte
en nudo de memoria, centro de suertes,
golpe en el mundo
cuadrado y rotundo sobre las vías rosas
que yo te abro-te abro-te abro,
ab-origen de este mismo río.

En Rumania debe hacer frío,
digo yo,
no lo sé, tal vez de aquí,
si allá vuelves, Rosana,
y vas y sol llega, Rosana,
inmigrante en tu mirada soy.

Que se congelen los nauseabundos.
Que por siempre mendiguen, que ya lo hacen.
Que por siempre pasen hambre,
que no tienen boca y tú con rosa naces.
Que por siempre pasen frío,
que por siempre duerman a la intemperie de su aliento.
De medio pelo me visto
para pintar el paisaje, Rosana,
para tu hija,
río rosa, 

rubia risa.

Sofía Serra, 9 Noviembre 2010

Título de la fotografía: Paisaje de verdad

6 comentarios:

carmen jiménez dijo...

Un maravilloso paisaje para transitar con esa sonrisa que derrite los corazones. Que el que no se derrita es que debe estar muerto en vida. O quién sabe si en su propio purgatorio.
Un poema lleno de vida.
Felcidades Sofía.

Sofía Serra Giráldez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sofía Serra Giráldez dijo...

Hola, Carmen, :), cuánto me alegra oírte, leerte, verte.
Rosana, al verme con la cámara transitando por allá, me pidió que la fotografiara con su hija; me sorprendió y encantó su espontaneidad... su naturalidad de ser humano consecuente...¿sabes dónde fue?, adivina...:) allá en tu Madrid.
Y ahora vuelve contigo, :)
Mil gracias, Carmen.
Un beso enorme
(es que he cprregido, el teclado, que es un malage, :D)

isabel gutiérrez dijo...

Esas caritas las conozco un poco, sonrisas como casi única dote para esta vida. Es una foto espléndida, directa y fresca, de la calle, de la casualidad, del momento encontrado.

Chupi, chupi, como yo digo.
Un beso

isabel gutiérrez dijo...

Si supiesen han sido motivo para tu poema, qué contentas estarían.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Por eso las he puesto tan a la vista, como no tenían ordenador a mano para esos días, les anoté en una servilleta de papel de un bar cercano la dirección de éste y de mi correo, a ver si cuando estén en su casa se ve Rosana y se pone en contacto conmigo y así se la puedo enviar.
Mil gracias, Isabel, :)
Un beso

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.