viernes, 6 de agosto de 2010

Soy pirata

Aunque ya había subido este poema, el año pasado por estas fechas, con otra fotografía, ayer mismo hice una que percibí unida a él. Aprovecho así para comentar que estoy preparando la publicación en blog del poemario del que forma parte, "Canto para esta era" que, junto a "El paraíso imperdible" me gustaría que algún día pudieran ser publicados en papel, los dos juntos, pues ambos van indisolublemente unidos.
Mi gusto hubiera sido añadir un archivo de audio, pero aunque ya grabado, aún no he conseguido terminar de hacerme completamente con el programa en el mac para poder pasarlo a mp3.







Soy pirata
Para el poeta Óscar Portela

Porque si canto es porque tú estás./
Porque mi salvaje fe en mí no es más que certeza de ti y tus sugerencias./
Y yo te robo./
Gesto y sutileza de transeúnte ebria/
abierta al orbe febril del extendido comunicando como clavel tras la siesta./
sin predicados,
sin absolutos dictámenes sobre el estado de este vasto extramuros de la noche y el día
que es mi hora,/
que me das,/
donde se atestigua la existencia de este inútil corazón /
vertebrado para la observancia de la cristalina sombra,/
augur de las evocaciones encontradas en el disparadero de la belleza incondicional./
Alegato postrero de mi creciente osadía,/
Barbarroja en el mar del asolado cuarto fértil/
que la nombra sin más y con todo y por todo,/
hasta esclava amada por mis manos avarientas de gozo y suprema asonancia./
Azuzarme como sombra en el viento del astro imperfecto: leve, trepidante y áurea,/
ambidiestra de amuras,/
semidormida para nunca tener que despertar, acunada en el sentido del esencial enturbio,
en el océano denso y cálido de La Fecunda:/
la jurisprudencia sobre la vida,
los seres afines,/
la bandera sin luces,/
la proa alzada,/
la osadía de traspasar, que me traspone y me conlleva, hasta formar ola que arrolla la cubierta del universal navío que también es mío./
Prendo la noche serena y turbia de marejadas alegres que hacen danzar al límite preciso del agua con el aire y su habitual abandono de estado líquido/
hasta mudarse en nube, dicha, vapor de alma común y belleza,/
de nuevo belleza…/
Que nunca se haga la luz, que siempre la semisombra envuelva estas candelas hoy marinas y dichosas./


Sofía Serra, Agosto 2009

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.