viernes, 14 de mayo de 2010

Dafne preñada (un poema en sonido y escritura)

Un poema que, desde que lo escribí hace casi justo un año, siempre me ha gustado mucho. De alguna forma me produce alegría saber que lo he escrito. Su primer verso siempre anda canturreándome cuando me siento contenta.


Canto de independencia I (Dafne preñada)

En estas verdes manos se descompone la flor del olvido,/
ya deshecha y muerta, ya trasmutada en piel de cenizas rosas./
Esas alegres manos, que bailan al son de la suprema gracia, hablan mejor que danzan:/
Que no sé perder, que no quiero perder, que la desmemoria sólo es canto de pérdida irremplazable./
Que no sé huir, que no quiero hacerlo, que sólo Ella permanece más que mi cántico./
Joven quietud de este amanecer, con futuro de espiga tierna y prieta nacida de la misma sementera que las agonías incoloras,/
alza tu vuelo llevándote con tus alas los ominosos silencios de las banderas nocturnas, las ciegas, las que no miran./

(Coro)
Que los ventisqueros ya silban alegres la canción del otoño en flor,
que las adelfas ya entonan el patria querida de lo que no tiene lugar
y hasta la piedra inflama a la insurrección de las cosas plenas con clamor ardiente.

Así que tú, regálame siempre flores muertas, joven bello, que yo no sé olvidar, ni quiero./
Que de mis brazos brotan las ramas siempre verdes del arrayán y del laurel de mi adobo./
Que como Dafne yo te canto, como Dafne poseída por sí misma, sin necesidad de decir adiós./
Que mis pies calzan zapatos de rosas con los que piso las uvas rezumantes del mosto de la memoria,/
que conmigo llega el cálido amamanto y la preñez de mi seno, albergue de la sabiduría./
Que yo te guardo y yo te doy, a luz./
Que ya no mueres, que ya sólo lloras de alegría,/
que yo no abandono,/
que de vida te inundo y en ti germinan, como brotes de olivo, el poema en paz, el alivio grato y el sueño real del aroma de tu escondida y, tras las verdes aunque estivales hojas, fragante rosa./

Sofía Serra, Mayo 2009 (De "Canto para esta era")

3 comentarios:

CumbresBlogrrascosas dijo...

¡Absolutamente todos los vellos de punta al oírte recitar! ¡Wow, qué experiencia!

Sofía Serra Giráldez dijo...

:))))..¡que alegría me das!, que te guste!
:)
Un beso
iré subiendo, conforme vaya grabando, me cuesta, me equivoco muchas veces, más... visto el éxito, :D..¡gracias, javier!

CumbresBlogrrascosas dijo...

Eso, eso, que me siento acompañado, guiado por tu voz en este, para mí, harto difícil mundo de la poesía. De ser como el ciego que anda sólo con su blanco bastón, a caminar del brazo de quien sabe por donde va, media un abismo.

Beso.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.