miércoles, 10 de febrero de 2010

Descanso (malva)

Título de la fotografía: Mauve



Al piano del Vecino de arriba

Calló./
Pervertido el orden del sonido, en la umbría entre el techo y mi suelo,/
se abandona a la vereda musical conformando lluvia de sostenidos en el reverbero de las docenas de campanas que en mi alma habitan./
Del piano no nace la música./
Hoy resuena la ardiente festividad desde el piélago profundo, que ya duermo plácidamente sobre las ubres saladas de las manos candorosas./

Cruje, cruje, cruje el porvenir. Cruje porque se rompe./

El sostenido, mis dedos,/
la justa y la presa, el nacimiento que ondea la bandera curva,/
la curva que activa a mi alma para que cante la inofensiva melodía que a mis oídos llega./
Que ya no calla./

No va más tras el asomo del “tú recuerdas”/
que la memoria incansable, la sombra que nunca se aleja,/
vaticinando el cauce que le has dejado abierto a las estampas hacia tu avenida./
Ya se desperezan sus niñas morenas, las hijas de la grávida matriarca,/
al sol mañanero rielando sobre las sábanas blancas./
Las negras palomas de sus iris que, risueñas, te dan las gracias,/
proyectan el brillo de sus ojos/
sobre tu frágil estuario. Que ya no habitó el hombre; ya no fue más el olvido./

Ya murió la inerte roca, la condenada reclusa./
Ya reverdece el paisaje yerto del asolo sobre el mismo desconsuelo/
de alma preñada abierta al asombro./
Ya levantan los muertos: ya sólo existe el recuerdo./

El de no vivir, el del pervertir para fustigar./

Y aquí, en vida, hallo la somera estancia que me albergue y humille,/
la ligera brisa que me alivie./
Un canto de solaz como el del piano./
Un sueño que llegue tras esas manos celestiales que algunos días vuelan delante de mis pupilas./
Una misma vida para dos, manos./
Un gemido bajo el retumbar del abandono./
Un soplo para tus pulmones./
Un atisbo de gracia en esa ventana de tu alma dormida, bella alma dormida resonando./
Un resurgir bajo el trono de los que poseen, un vivir sin caer, un reencuentro con las tuyas.../
Un descanso./
Un temporal descanso./

Sofía Serra, Febrero 2010

3 comentarios:

ANA DAVELE dijo...

Mi querida Sofía!! Tanto tiempo sin leerte por descuido unas veces, por falta de tiempo otras. Sigues siendo mi poeta preferida. Me alegra infinitamente ser seguidora de tu blog. Un abrazo ENORME AMIGA!

Maggi Co dijo...

Como diría una amiga mía: ¡Mi niña... definitivamente tus fotos son una pasada!
Con tu literatura, aún no he probado suerte, pero prometo hacerlo.

Rafael Criado García dijo...

Tus fotos son hermosas, pero tu verbo ¡Ay, tu verbo!

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.